Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:FÚTBOL

Embestidas racistas

"Intentan revivir la guerra árabe-israelí", denuncia Balili, jugador israelí de la liga turca que denuncia sufrir el acoso y las entradas violentas de otros futbolistas de origen árabe

Estambul (Turquía)

El deporte es un factor de unión, un medio que permite estrechar lazos entre las poblaciones más heterogéneas. El distanciamiento sociocultural queda generalmente relegado a un segundo plano en el instante en el que un balón comienza a rodar, dos jugadores de baloncesto disputan el balón inicial de un partido o el ciclista da la primera pedalada. Sin embargo, existen situaciones en las que esa armonía se quebranta, las barreras se levantan y los terrenos de juego se convierten en un tortuoso campo de minas. El jugador israelí Balili es un claro ejemplo de ello. El futbolista, que participa en la liga turca, sufre el acoso de algunos de sus rivales de origen árabe.

Ante este hecho, el presidente del club turco Sivasspor, Mecnun Otyakmaz, ha amenazado con llevar ante la UEFA la dura falta cometida por el jugador egipcio del Trabzonspor, Ayman Abdelaziz, contra Balili durante un partido del pasado domingo. "Si los ataques racistas a Balili por parte de jugadores de origen árabe continúan, los denunciaremos ante la federación de fútbol turco y ante la UEFA", advierte el director de la entidad turca.

El partido Trabzonspor-Sivasspor del pasado domingo fue suspendido a causa de la violencia desatada en el campo de juego tras la invasión de la hinchada local que arremetió contra los jugadores de ambos equipos. El partido se caracterizó por la dureza de las faltas y Balili denunció el acoso del jugador árabe Ayman, quien cometió sobre el primero una dura entrada.

Acoso

"No fue una acción intencionada. Hice una falta normal y el árbitro me mostró la cartulina amarilla", se defendió Ayman. Por su parte, Balili no duda en afirmar que "soy muy feliz en Turquía y no tengo problemas con ningún jugador. Los únicos problemas han sido con Ayman (Trabzonspor), El Saka (Konyaspor) y a veces con Bashir (Rizespor), quienes intentan revivir la guerra árabe-israelí. Continuamente me insultan o me pegan", explicó Balili en declaraciones al diario Sabah.

Balili, quien ha jugado durante cuatro temporadas en diversos clubes del fútbol turco, manifestó su interés en quedarse en Turquía por cinco años más. "Turquía es un centro para las religiones, pero esto que me ha sucedido es una falta de respeto para el islam. En ese partido me protegí mucho pero de repente me encontré con la bota (de Ayman) en la boca. Estos hechos son vergonzosos para el fútbol porque los deportistas deben darle la mano a la paz. Pero es una pena que algunos quieran la guerra, y eso asusta". Según informaron los medios turcos, el ataque a Balili fue ampliamente cubierto por los medios de comunicación israelíes, que culparon a Ayman, al tiempo que alabaron el comportamiento del equipo turco Sivasspor por su defensa del jugador.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.