Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
VELA | COPA DEL AMÉRICA

El dulce desempate

Tras el parón de ayer, Alinghi y New Zealand miden sus fuerzas en el tercer duelo de la final

Hoy se romperá el empate. Tras una jornada de descanso, Alinghi y Emirates Team New Zealand volverán a verse las caras frente al puerto de Valencia con la lección del domingo aprendida de principio a fin. El hasta ahora imbatible sindicato suizo pudo comprobar en el segundo duelo que la clave de las ventajas reside más en la técnica que en la suerte, y que una virada a destiempo puede significar ceder una eslora, el puesto y la victoria a los 'kiwis'.

"Fue en el último cruce del segundo tramo de ceñida cuando viramos a la derecha y el viento roló a la izquierda. Los barcos estaban igualados en ese punto, y creo que simplemente viramos demasiado pronto. Fue sólo cuestión de una eslora", declaró el presidente y miembro de la estructura de popa del Alinghi, Ernesto Bertarelli.

Con todo, la igualada supuso un golpe de moral para los neozelandeses, que vieron resucitar sus deseos devolver la jarra de las 100 Guineas a su territorio mirando a los ojos al actual defender. Además, la victoria supone la ruptura de una racha de 16 victorias consecutivas del patrón del velero suizo, Brad Butterworth, que duraba ya 12 años (en Americas Cup Match).

La emoción está servida, y la igualdad de ambos, patente. El Alinghi es más rápido con vientos fuertes, todo lo contrario que cuando las brisas capean el Port America's Cup, favorables para la navegación de los neozelandeses. El sistema de bajas presiones instalado en el sur de la península deparará un térmico de seis a ocho nudos, aumentando hasta diez por la tarde cuando el viento role hacia el sureste, con algo de nubosidad y temperaturas rondando los 24 grados.

Aún quedan regatas, victorias, derrotas, fortunas y desgracias. Tras el parón de ayer (ninguno salió a navegar), Alinghi y Team New Zealand incrementarán un grado la pericia buscando un error o un golpe de viento que les lleve a cruzar primeros la baliza de meta. En juego, un desempate, la reputación y el sabor dulce de una victoria que cada vez está más cerca.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.