Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Fútbol | 37ª jornada de Liga

Messi vuelve a emular a Maradona; ahora con "la mano de Dios"

El argentino reconstruyó ante el Espanyol la jugada que protagonizó el '10' en México 86'

Leo Messi volvió a emular a Diego Armando Maradona. Después de marcar un gol homólogo al que Maradona consiguió en México 1986 tras regatear a unos cuantos defensores ingleses, el delantero del FC Barcelona reprodujo una versión propia de "la mano de Dios", al marcar el empate de su equipo frente al Espanyol con la mano.

Messi fue lo suficiente hábil para adelantarse al portero españolista, Carlos Kameni, y concluir con la mano un remate de cabeza al que no ha podido llegar. Se cumplía el minuto 43, y el Barcelona lograba el empate antes de irse a los vestuarios. La desesperación de la plantilla blanquiazul no cambió la decisión del árbitro, Rodríguez Santiago, que ratificó la validez del gol tras consultar al asistente Vallés Mazariegos. Ni uno ni otro vieron la acción debido a la posición en la que se encontraban, y el gol finalmente subió al marcador azulgrana.

Messi se estiró para rematar de cabeza, no llegó, pero se aferró a su pillería para no ser desenmascarado. Aquel tanto de Maradona, logrado el 22 de junio de 1986, le permitió a Inglaterra clasificarse para las semifinales de aquel Mundial; el de Messi alimentó -momentáneamente- las esperanzas ligueras del Barça, que concluyó el partido con un empate a dos. En el estadio Azteca, Maradona se adelantó a Peter Shilton, en su salida de puños, y marcó el 2-1 en el minuto 6 de la primera parte de la prórroga. Maradona, 15 centímetros más bajo que Shilton, le había superado en un salto. El balón entró en la portería. El argentino festejó el gol, los jugadores ingleses reclamaron al árbitro, el tunecino Ali Bennaceur, que concedió el tanto, después de que su asistente, le indicara el centro del campo.

En el Camp Nou, casi 21 años después, Messi volvió a rememorar a su ídolo. En su salto, Messi (1,69 metros) superó a un guardameta que mide 19 centímetros más y que, además, puede jugar con la manos. Maradona tardó 19 años en admitir lo que todo el mundo sabía: que había sido él y no Dios, quien había marcado con la mano. "Ahora sí puedo contar lo que en aquel momento no podía, lo que en aquel momento definí como "La mano de Dios"... Qué mano de Dios, ¡fue la mano del Diego! Y fue como robarle la billetera a los ingleses también", declaró entonces Diego Maradona a la televisión.