Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crónica:

El Sevilla entra en la historia en una contienda espectacular

Adriano y Kanouté marcaron por los sevillistas y Riera y Jonatas por los del Espanyol antes de que Palop se convirtiera en héroe con sus tres paradas en la tanda de penaltis

En un choque eléctrico y brillante, el Sevilla se decantó por alternar el balón largo con el toque corto de Poulsen y Maresca. Por su parte, el Espanyol se volcó en su banda izquierda para aprovechar las subidas de Alves y David García fue el encargado de iniciar sus ataques. Además, el lateral 'perico' tenía instrucciones precisas de su entrenador para centrar siempre a ras de suelo para que sus compañeros no estuvieran en desventaja con los fuertes defensas sevillistas.

La alternancia de posesiones en los compases iniciales permitió al Espanyol contar con su primera ocasión cuando Moisés Hurtado se plantaba en la frontal del área sin oposición. Su fuerte disparo lo detuvo Palop, en la primera acción del encuentro en que demostraba ciertas dudas. Sin embargo, sería el propio guardameta quien dio luego a Adriano el pase del primer gol del encuentro, en un contragolpe en el que el brasileño demostró velocidad y capacidad para resolver en el cara a cara con Gorka.

Con un tanto encajado, el Espanyol persistió en su táctica de volcarse a la izquierda hasta sacar fruto. Riera encaraba a Alves en las inmediaciones del área y cuando el brasileño le daba espacio soltaba un disparo seco con su pierna derecha que tropezaba en Alves y Palop no llegaba a detener el balón.

Había pasado media hora de encuentro y en la sucesión de ocasiones ambos se habían llevado un tanto. Sin embargo, el Sevilla no conseguía mantener la posesión del balón y el Espanyol se hacía con el partido a la búsqueda de su fútbol más instantáneo y vertical. Hasta el final de la primera parte el Sevilla sobrevivió en su campo, pero con la tranquilidad de saber que cualquier ocasión iba a ser de oro para sus artilleros.

En los vestuarios Juande Ramos ha decidido prescindir de Maresca (el héroe de Eindhoven que únicamente apareció en una excelente jugada individual en el minuto 10) para dar entrada a Adriano y recuperar el centro del campo. Sin embargo, el encuentro siguió por el mismo camino en el inicio de la segunda parte con una oleada de ocasiones para los blanquiazules que se han encontrado con Palop, las más veces, y con el travesaño en un magnífico disparo de Riera.

La expulsión, clave

La dinámica del partido cambió con la justa expulsión de Moisés Hurtado por doble amarilla en el minuto 67. De hecho, la primera víctima fue Tamudo, sustituido por Lacruz, con el correspondiente cambio de esquema en el Espanyol y de estrategia a favor del balón al hueco a Pandiani.

El Sevilla agradeció la situación y volvió a llevar la manija del encuentro, en la situación que más les gusta a los andaluces. Así, la primera ocasión clara fue para Kerzhakov, pero el ruso no culminó una gran jugada al primer toque de sus compañeros. La siguiente oportunidad inmejorable fue en un saque de esquina en la que Gorka sacaba una mano inesperada tras cabecear Kanoute.

Las peleas por cada balón y la actitud de ambos equipos permitieron que el acelerado ritmo del partido no decayera en ningún momento y que en cada ocasión se intuyera la oportunidad de marcar un gol. Sin embargo, el tanto no llegaba y la prórroga era el siguiente paso.

Kanouté encuentra el camino

En el tiempo extra, la posesión fue mayoritariamente para el Sevilla, mientras que el Espanyol respondía con coraje y determinación para superar su fatiga. Si el tanto no llegó para el Sevilla fue por la escasa puntería de sus desafortunados delanteros. Todo hasta que Kanouté enganchó un buen centro de Alves apenas a un minuto para el intermedio de la prórroga.

El Espanyol lo intentó en un último tramo, pero sus jugadores estaban demasiado asfixiados como para responder. En cuanto al Sevilla, sus claros contragolpes no encontraron el tanto de la tranquilidad porque Gorka ha parado de manera extraordinaria cada balón que llegaba a sus dominios. Cuando todo parecía acabado apareció Jonatas a falta de cinco minutos con un disparo lejanísimo e imposible que empataba el partido para deleite de la mayoría 'perica' en la grada. Era uno de esos goles que entran en la leyenda de los clubes por lo inesperado y por lo significativo de la acción.

Los penaltis

En la tanda de penaltis el héroe fue, indiscutiblemente, Palop, que detuvo los lanzamientos de Luis García, Jonatas y Torrejón, mientras que Alves tiraba a la grada el suyo. La victoria supone la reedición del título de la Copa de la UEFA por parte del Sevilla con Palop como protagonista de una competición en la que ya fue fundamental al conseguir el tanto que igualó la eliminatoria de octavos de final ante el Shaktar Donetsk.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.