Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

La pesadilla americana de Federer

El argentino Guillermo Cañas derrota de nuevo al número uno en Miami

El argentino Guillermo Cañas ha protagonizado una de las victorias más anheladas del circuito ATP después de someter en el Masters Series de Cayo Vizcaíno al número uno mundial Roger Federer en casi tres horas de durísimo encuentro por 7-6 (7/2), 2-6 y 7-6 (7/5), repitiendo el triunfo que ya consiguiera sobre el suizo hace dos semanas en el torneo de Indian Wells.

Cañas, que disfruta ahora de un inusual balance de victorias sobre Federer, de 3-1, resucitó en el tercer y definitivo set para sobreponerse a la adversidad que suponía el juego de Federer y lograr una victoria memorable que le convierte en el rival del español Tommy Robredo en los cuartos de final del torneo californiano.

La pesadilla argentina

El jugador bonaerense, en su regreso a la alta competición después de superar la sanción que le fue impuesta por dar positivo en el torneo de Acapulco, se ha convertido en la auténtica pesadilla del número uno mundial. Federer ya advirtió que no quería medirse al tenista argentino, que le obliga a pelotear más de la cuenta, al estilo de Rafael Nadal.

Las razones se hicieron explícitas en la primera manga, en la que el helvético se mostró precipitado y errático. Hasta 19 errores no forzados le sepultaron. El suizo estuvo especialmente desacertado con la volea y con su derecha, y sobre todo en los puntos importantes. Cañas se defendió con nobleza y con su servicio no pasó excesivos apuros. Aún así, ambos tenistas decantaron la primera manga en el tie-break, favorable al sudamericano por 7-2 ante el apoyo de la grada de Miami.

Humanizar al 'número uno'

La derrota en Indian Wells y la pérdida del primer set, así como sus numerosos errores, humanizaron la imagen de Federer, quien por primera vez parecía en una situación comprometida. Pero el número uno, por contra, reaccionó como un auténtico campeón. Federer se desató y empezó a jugar de modo primoroso con su derecha y su revés a una mano. Cada golpe del helvético obligaba a Cañas a un derroche físico que le terminaría pasando factura. Federer ajustó su mira y empezó a sumar punto tras punto con su servicio, y con el de Cañas, que rompió en dos ocasiones, para equilibrar el partido con un contundente 6-2.

Federer parecía ya imparable y empezó el tercer set rompiendo el servicio del bonaerense. Pero el argentino se mostró guerrero y volvió a encontrar la fuerza de la primera manga para devolverle la rotura al suizo en el sexto juego. Entonces el partido cambió. Cañas era insuperable en el fondo y Federer empezó a acusar los nervios. El suizo, bajo presión, y el argentino crecido, posibilitaron una nueve muerte súbita. Plena de emoción, el número uno demostró su condición humana y regaló una volea que permitió a Cañas disfrutar de dos puntos de partido. El primero, no, pero sí el segundo lo aprovechó para someter a Federer y convertirse en uno de los grandes protagonistas de este inicio de temporada.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.