Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

"Odio a los homosexuales"

David Stern, comisionado de la NBA, veta la presencia del ex jugador Tim Hardaway en el 'All Star' por sus declaraciones homofóbicas

Una vez más la polémica ha surgido en la NBA en el momento más inoportuno para la imagen del baloncesto profesional estadounidense y esta vez nada ha tenido que ver con el juego, sino con la orientación sexual de los jugadores. Después de haber sorprendido el ex jugador profesional británico John Amaechi con su declaración pública a través de un libro de que era homosexual, las reacciones no se hicieron esperar y las oficiales, incluida la del comisionado de la NBA, David Stern, fueron correctas, de respeto, y con la defensa de la filosofía que la orientación sexual no tenía nada que ver con el deporte.

Cuando todo parecía que estaba bajo control de cara a la promoción del libro de Amaechi y la buena imagen de la NBA, surgió lo inesperado y lo menos deseado por la oficina del comisionado, una ex figura, el base Tim Hardaway, también quiso públicamente decir lo que pensaba y sentía sobre el asunto y su declaración fue explosiva. Hardaway dijo que no le gustaría tener a un compañero homosexual en su equipo y que "odiaba" a ese tipo de personas. Las declaraciones de Hardaway fueron hechas durante un programa de radio en Miami en el que el asunto a debatir era la de cómo enfrentarse al caso de tener a un compañero de equipo homosexual. "Usted sabe, odio a la gente homosexual, y es algo que debe ser conocido", comentó Hardaway. "No me gustan las personas homosexuales ni estar cerca de ellos. Soy homofóbico. No me gustan y no podrían estar en el mundo ni en Estados Unidos".

Hardaway respondió al responsable del programa de radio, el columnista del Miami Herald, Dan Le Betard, de como podría tratar la situación de tener a un compañero homosexual. Cuando se le preguntó si podría aceptar que un jugador en activo que dijese en público su tendencia sexual como hizo Amaechi, que descubrió su homosexualidad, Hardaway fue categórico al replicar que no en su equipo. "Lo primero de todo, es que no desearía tener a un compañero homosexual en mi equipo", señaló Hardaway. "Segundo, si estuviese, tendría que saberlo y poner distancia entre ambos porque no es algo válido para mi". Hardaway también dijo que no sería "coherente" que estuviese dentro de un vestuario mientras el resto de los jugadores también lo hiciesen. "Nunca podría formar parte de ese tipo de situación", agregó Hardaway.

La sinceridad de Hardaway, que levantó de inmediato la polémica, ha obligado al ex jugador de los Heat de Miami a pedir perdón por lo que había dicho, al considerar que había sido un error. "Me arrepiento de lo que dije. Lo siento. No debería haber dicho que odiaba a las personas homosexuales ni nada parecido", declaró Hardaway a otra cadena de radio de Miami. A través de un comunicado ofrecido por su agente también ha dicho que como afroamericano sabe más que nadie lo que significa sufrir la incomprensión y las acciones de odio y rechazo. "Especialmente pido perdón a los aficionados, amigos y familiares en Miami y Chicago, mientras que me comprometo a examinar mis sentimientos y reconoceré, apreciaré y respetaré las diferencias que existen dentro de nuestra sociedad", destacó Hardaway en su comunicado.

Hardaway también dijo que lamentaba todos los inconvenientes que hubiese podido causar a la liga antes de uno de los eventos más importantes que tiene en su calendario de actividades anuales. Todo este tipo de disculpas no le han servido para nada, ya que el comisionado Stern, de inmediato, lo vetó para que estuviese presente en las actividades del Fin de Semana de las Estrellas, que se va a celebrar en Las Vegas, y donde Hardaway ya se encontraba desde el pasado martes. "Es inapropiado que Hardaway nos represente dada la disparidad que existe entre sus puntos de vista y los nuestros", dijo el comisionado Stern en un comunicado oficial para explicar la expulsión de Hardaway.

Amaechi, irónicamente comprensivo

Irónicamente, el único que ha comprendido y agradecido su "honestidad" y "sinceridad" ha sido Amaechi, quien dijo que Hardaway había tenido la valentía de decir lo que otros muchos se callan, aunque tengan los mismos o peores pensamientos sobre la homosexualidad. "Finalmente, alguien ha sido honesto. Es ridículo, absurdo y todos los adjetivos que le queramos poner a lo que dijo Hardaway, pero tiene el valor de haber sido honesto", destacó Amaechi a través de un programa de radio de la cadena ESPN. "Además ilustra mucho mejor el problema que cualquier lenguaje diplomático y sin convencimiento que utilizan otras personas".

Amaechi también destacó que la reacción que se ha dado al contenido de su libro sobre la orientación sexual ha sido "muy positiva", pero que existe muchas personas que piensan como Hardaway y se lo han hecho saber a través de correos electrónicos. "Todo este tipo de reacciones es lo que hace que muchos homosexuales y lesbianas no puedan decir su orientación sexual en los colegios y los centros de trabajo, mientras que en 33 estados del país existan leyes para multarlos", subrayó Amaechi. "Esta la parte verdadera y difícil del problema".

El ex jugador británico, que perteneció a cinco organizaciones diferentes durante su trayectoria profesional, reiteró que tenía comunicación directa con las oficinas de la liga y que siempre había encontrado respeto y colaboración. "Creo que también hay muchos profesionales que son respetuosos en las creencias y comportamientos de los demás", agregó Amaechi. "Con este tipo de debate se puede ayudar a superar el problema y avanzar por el camino positivo"

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.