Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ITALIA

El estadio del Catania, clausurado hasta el 30 de junio

Además, el club italiano recibe una multa de 50.000 euros y jugará a puerta vacía y en campo neutro

El estadio Massimino de Catania, donde se produjeron los incidentes entre los hinchas y las fuerzas del orden en los que murió un agente de policía, ha sido clausurado hasta el próximo 30 de junio, decidió hoy el juez de la Liga de Fútbol, Gianpaolo Tosel. El club de la ciudad, el Catania, ha sido sancionado, asimismo, con una multa de 50.000 euros, según decidió el juez de la Liga.

El Catania se quedará así sin estadio durante lo que resta de temporada y tendrá que jugar los próximos encuentros a puerta vacía y en campo neutro. El pasado 2 de febrero, tras el encuentro contra el Palermo, los hinchas del Catania protagonizaron una batalla campal contra las fuerzas del orden, en la que murió el inspector de policía Filippo Raciti, después de haber sido golpeado en el abdomen con un objeto contundente. El juez Tosel recordó la "excepcional gravedad de los hechos" y consideró que existía "concreto peligro de que se produjesen nuevos actos de violencia".

Asimismo, sobre la decisión del juez pesó que el Catania ya había sido advertido el 21 de septiembre de 2006, tras los disturbios durante el partido disputado contra el Palermo, y que también sufrió una jornada de cierre del campo tras el partido con el Messina, del 26 de septiembre de 2006, cuando agentes de las fuerzas del orden fueron agredidos mientras atendían a un espectador que se había sentido mal. El alcalde de Catania, Umberto Scapagnini, y el vicealcalde y asesor del Catania, Giuseppe Arena, emitieron un comunicado en el que definieron la sentencia como "la enésima injusticia ante un equipo, que tendrá que disputar sus próximos partidos sin público y en campo neutro hasta el final de la temporada".

Según los máximos representantes de la ciudad, "no es justo descargar en la ciudad de Catania y su club de fútbol, años de absoluto inmovilismo y de infravaloración del grave problema nacional y europeo de la violencia en el fútbol". Por su parte, el administrador delegado del club Catania, Pietro Lo Monaco, afirmó que "con esta sentencia se pone una ciudad de rodillas, se la obliga a acabar con el fútbol a pesar de que estaba claro que nuestra responsabilidad era limitada ya que los hechos sucedieron fuera del estadio". Lo Monaco consideró que con esta sentencia se castiga también al resto de público del Catania y añadió que se "ha usado un doble rasero" para combatir la violencia en el fútbol. Se trata de la sanción más larga infligida en la historia de Serie A (primera división italiana), ya que hasta ahora el récord lo tenía el Legnano, que en la temporada 1951-52 fue castigado con 8 jornadas de cierre del campo por la agresión al árbitro durante un encuentro con el Verona.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.