Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
TENIS | ABIERTO DE AUSTRALIA

Serena aplasta a Sharapova y gana el Abierto de Australia por tercera vez

La norteamericana arrolla a la rusa por 6-1 y 6-2 en una vertiginosa final de 63 minutos

La estadounidense Serena Williams, 81 del mundo, ha arrollado a la rusa Maria Sharapova, la favorita, con un espectacular 6-1 y 6-2 en 63 minutos, y ha alzado este sábado su tercer Open de Australia, y su octavo título del Grand Slam. La mejor Serena vuelve a la elite.

Tras este triunfo, en una de las finales femeninas más cortas de la historia, y la consecución del vigésimo séptimo título de su carrera, Serena saltará al puesto 14 del mundo, culminando un regreso espectacular después de haberse perdido gran parte de 2002 debido a una lesión en el tobillo derecho, y 2004 para recuperarse de una operación en el cuádriceps izquierdo.

Serena estaba convencida de que podía emular al vendaval Roger Federer (que se deshizo de un plumazo de Andy Roddick anteayer) y focalizó toda la fuerza de su físico portentoso en el saque, hasta convertirlo en un arma imparable. Sharapova sólo pudo refugiarse en el fondo de la pista sin acabar de ver por dónde podía escapar de la avalancha que se le venía encima. Serena pasó sobre Misha como un tren de mercancías. Anotó siete 'aces' y acabó con 64 totales, proclamada monarca indiscutible del torneo durante estas dos semanas.

Maria no hincó la rodilla pero no había nada que hacer. Con 5-0 abajo, Sharapova disparó una bola en la red al cuerpo de Serena. Era la rabia que surgía de la impotencia. La campeona del Open de Estados Unidos no afinó su mejor baza, el saque, y cometió seis dobles faltas imperdonables, así que lo cedió cuatro veces.

Un potente revés a mitad de pista le dio el último punto y Serena se dejó caer exultante sobre la pista. Había recuperado el trono. "No puedo decir mucho hoy, no mucha gente pensaba que serías capaz de llegar a la final, pero no deben subestimarte", dijo Sharapova a su rival. "Eres una campeona increíble, sabía de lo que eras capaz y lo has demostrado hoy y muchas veces antes", añadió en la entrega de trofeos, recordando cómo un día, cuando jugaba el torneo júnior en las pistas exteriores, soñó que disputaría la final en el Rod Laver Arena. "Quiero jugar contra ti más veces y ganar algunas. Al menos, eso espero".

Serena dedicó el título a su hermana mayor, Yetunde Price, asesinada el 13 de septiembre de 2003 en Compton, un suburbio de Los Ángeles, tras ser tiroteada por un individuo en una discusión de tráfico. "Te quiero mucho Yetunde", dijo. Su discurso fue casi más largo que su actuación sobre la pista. Dio las gracias a toda su familia. En especial a su madre, Oracene, y a su entorno por recomendarle que no abandonara jamás. "Mamá, ya sabes cómo soy".

"Ella tiene muchos años por delante, más que yo", dijo Serena sobre Maria, "es una gran luchadora y siempre pelea hasta el último punto y eso es lo que me gusta ver".

En 2006 Serena apenas jugó cuatro torneos, y su mejor resultado fue llegar a las semifinales de Cincinnati. Serena ganó el Abierto de Australia en 2003 y 2005, en ambos salvando bolas de partido en semifinales. Hace dos años, precisamente Sharapova dispuso de tres de ellas en la penúltima ronda, y tampoco pudo con ella.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.