Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crónica:FÚTBOL | Décima jornada de Liga

La Real, en caída libre

El equipo donostiarra, colista, no logra sumar su primera victoria en Liga frente al Espanyol

Kameni desvía un balón de la Real Sociedad.
Kameni desvía un balón de la Real Sociedad. EFE

El Espanyol se dejó dos puntos en Anoeta, al conseguir sólo un empate ante una Real Sociedad que no encuentra paracaídas que frene su vertiginoso descenso y que sigue sin lograr un triunfo en Liga en la presente temporada.

El conjunto del cuestionado Ernesto Valverde fue el dueño y señor del partido, con un juego práctico pero pleno de calidad con el que llegaba constantemente a la zona de peligro de una Real adormecida y totalmente bloqueada por su agónica situación clasificatoria.

El encuentro tenía un marcado tono gris, como casi todos los que juega la Real esta temporada en Anoeta, un escenario en el que el conjunto catalán se encontraba muy a gusto, sin sentirse presionado y a la espera de que la tremenda calidad de su plantilla saliera a relucir en una jugada aislada. Todo se torció para el equipo barcelonés en el minuto 31, cuando en el primer acercamiento serio local, un balón procedente de un lanzamiento largo de falta lo golpeó de cabeza Uranga y se lo dejó franco a la emergente estrella local, Díaz de Cerio, que lograba el 1-0 y su tercer gol esta semana, tras los dos que le endosó en Copa del Rey al Málaga.

El Espanyol no varió el guión establecido por su técnico y en la segunda mitad siguió tocando y dominando totalmente el juego ante una Real que se echaba ya claramente atrás para defender un gol que era, en las actuales circunstancias, todo un tesoro. Poco le duró la alegría al conjunto vasco, ya que a los nueve minutos de la reanudación llegó la mejor jugada del partido, que en esta oportunidad ante tanta mediocridad valía el precio de la entrada. Una brillante triangulación entre Luis García, Riera y De la Peña, con asistencia del cerebro del Espanyol para el primero, que se quedó solo ante Bravo, al que no perdonó.

Las ocasiones se sucedieron en la portería del chileno Bravo, con De la Peña y Luis García casi siempre protagonistas, pero fue Díaz de Cerio el que tuvo en sus botas la ocasión más clara para llevarse el partido, en una media vuelta a la que respondió Kameni para dar a su equipo un punto que se antoja escaso.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.