Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:FÚTBOL

Los vicios de los futbolistas ingleses

The Times publica que los deportistas están enganchados a las apuestas y al porno

¿Cómo matan el tiempo los futbolistas ingleses cuando no entrenan? Según publica el diario The Times muchos optan por apostar compulsivamente y engancharse a la pornografía. El diario británico recoge la opinión de expertos que señalan que la suma de mucho dinero, pocas inquietudes y la soledad en las concentraciones ha convertido a los futbolistas en adictos.

"Son jóvenes que llevan vidas solitarias, sobre todo cuando se refugian en las habitaciones de los hoteles desde las ocho de la tarde hasta las ocho de la mañana siguiente", declara Peter Kay, director general de la Sporting Chance Clinic, un centro creado por el ex jugador Tony Adams, alcohólico rehabilitado que sueña con terminar con las adicciones de muchos deportistas.

Por la clínica de Kay ha pasado decenas de futbolistas alcohólicos, aunque ahora las apuestas y la adicción a la pornografía son los principales frentes de lucha. Todos los futbolistas de la Premier League tienen portátil y, los más jóvenes según Kay, son los que más se enganchan a las páginas pornográficas cuando se quedan solos en sus habitaciones. No sólo visitan webs porno, también apuestan. Y mucho. Kay señala que las apuestas se han convertido en una auténtica obsesión para los deportistas que en apenas unos minutos se pueden gastar miles de libras.

Algunos llegan a perder 38000 euros en una noche tras visitar las casas de apuestas On line . Y lo peor es que no saben parar. Se comportan de forma compulsiva también con el porno. "Visitar una web porno una vez no es ningún problema pero sí más de 15 veces al día", declara el médico que añade que "muchos apagan el ordenador y se dicen a sí mismos que no lo van a encender aunque aguantan cinco minutos".

Kay incide en que estos comportamientos no sólo son perjudiciales para los futbolistas, también para sus equipos pues su rendimiento es nefasto al día siguiente. Kay asegura que muchos de ellos se enganchan al porno "hasta las cuatro o cinco de la mañana".

Uno de los jugadores que ha sido tratado por Kay, Clarke Carlisle, cuenta que su adicción a las puestas le ha terminando endeudando. Y apunta como responsables a los clubes: "deben educar a sus jugadores y enseñarles a utilizar su tiempo libre de manera constructiva, muchas veces éstos abandonan muy pronto a sus familias y no tienen ningún modelo a seguir, y al final terminan así".

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.