Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crónica:ALEMANIA 2006 | Estados Unidos - República Checa

Los checos muestran su solidez ante EE UU

República Checa se sitúa líder del grupo E a la espera del partido entre Italia y Ghana

La selección de República Checa aprovechó un gol tempranero de Koller para sustentar su juego en su defensa y su contragolpe. Los norteamericanos perdieron la motivación al recibir el segundo gol poco antes del descanso.

El inicio del encuentro ha respondido a la tendencia de este Mundial: gol en los primeros minutos. No obstante, la sorpresa ha sido para Bruce Arena, el entrenador de Estados Unidos, quien llevaba ensayando mucho tiempo una defensa para frenar al gigante Jan Koller (2,02 centímetros de altura) con su central Onyewu (1,92) y en la primera jugada el checo ya había anotado un tanto gracias al gran centro de Grygera.

Desde el comienzo los norteamericanos han buscado la portería contraria con la velocidad de sus componentes, mientras que los europeos han retrocedido para jugar al contragolpe con sus cinco centrocampistas preparados para la rápida salida al contragolpe y con Koller en la punta de ataque para bajar los balones largos ante las dudas de los centrales estadounidenses Pope y Onyewu.

Con los dos equipos bregando por cada balón, el ritmo del partido ha sido muy alto durante los primeros 45 minutos. A una buena ocasión de Grygera el equipo norteamericano respondió con un lanzamiento al palo del veterano Reyna. Sin embargo, los checos no se se encontraban incómodos a pesar del dominio de los americanos.

El momento clave ha sido el minuto 40, cuando Rosicky ha enganchado un gran disparo desde fuera del área que ha supuesto el 0-2 que ha dejado desmoralizados a sus rivales ante la contundencia de los europeos.

Arena no encontró la solución en el intermedio

Sólo la lesión de Koller al lesionarse en una carrera ha supuesto un poco de aire para los centrales americanos poco antes del descanso. Ante esta perspectiva, Bruce Arena ha cambiado a Matroeni y Cherundolo por O'Brien y Eddie Jonson para tener más hombres en el ataque. Sin embargo la segunda parte ha cumplido el plan previsto para el conjunto de EE UU, que ni siquiera han llegado a tener buenas oportunidades ante la sólida defensa checa.

De hecho, el partido ha terminado de manera cómoda para los hombres de República Checa, quienes han recibido únicamente un disparo en el minuto 25 de la segunda parte, cuando apenas unos segundos antes Rosicky había mostrado de nuevo su gran disparo lejano con un tiro que golpeó el larguero. Al final el mediapunta ha conseguido su segundo gol en una gran contragolpe gracias a su velocidad y clase.

En definitiva, una victoria para los checos, que han llevado el partido en todo momento a su terreno gracias a su concentración y experiencia ante un equipo animoso, pero 'inocente' ante la portería.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.