Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crónica:FÚTBOL | Primera jornada de Liga

Kepa hace olvidar a Baptista

El Sevilla derrota 1-0 al Racing de Santander

Kepa había sido el Pichichi sevillista de la pretemporada y ante el Racing presentó sus credenciales para serlo también en Liga. Un gol suyo dio al Sevilla la victoria en la primera jornada de Liga y además fue el protagonista de todas las jugadas de peligro de su equipo hasta que fue sustituido por Saviola. El Racing, mientras tanto, no ofreció una gran imagen y sólo cuando se vio por debajo en el marcador quiso apretar, pero le faltó fútbol, recursos y, en alguna ocasión, una dosis de suerte.

Salió el Sevilla dispuesto a convencer delante de su afición en el partido que abría la temporada del centenario. Sin embargo, el ímpetu inicial no duro demasiado, entre otras cosas debido al pésimo estado del césped, ya que cada vez que un futbolista pisaba con relativa intensidad el terreno de juego, estaba se levantaba. Así, al cuarto de hora el Pizjuán tenía un muy feo aspecto, como si el partido se estuviera desarrollando con una fuerte tormenta.

Mientras, en el aspecto futbolístico, el Sevilla, sin hacer grandes alardes, se imponía al Racing. No asfixiaba con su fútbol, pero sí dejaba de cuando cuando una llegada que hacía presagiar que de llegar un gol, iba a caer del lado sevillista. Una simple mirada al terreno de juego delataba el dominio local: las zonas de césped levantadas eran más numerosas conforme se llegaba al área racinguista. La zona que defendía Palop se mantenía casi inmaculada.

Las ocasiones de las que gozaba el Sevilla tenían siempre el mismo protagonista, Kepa. Así, en el minuto 10 pudo marcar pero no llegó a un pase de la muerte de Kanouté. Casi con media hora cumplida, en el minuto 26, el pichichi sevillista de la pretemporada volvió a avisar al rematar al palo. Iba afinando la puntería poco a poco hasta que dos minutos después, en el 28, no falló al cabecear perfectamente un centro buenísimo de Antonio López desde la izquierda. Gran centro más gran remate de cabeza no podía tener otro resultado que el gol. El Sevilla se ponía por delante y a partir de ahí, a jugar a favor de corriente, aunque hasta el final de la primera parte hubo poco que destacar, tan sólo algún acercamiento tímido del Sevilla a la contra. El Racing, por su parte, se encontraba perdido, Marqués y Serrano no desbordaban, Dalmat, Vitolo y Casquero naufragaban y Aganzo no recibía ningún balón en condiciones.

El partido, en el inicio de la segunda parte, volvía a tener el mismo protagonista que en la primera mitad: Kepa. Suya fue una ocasión apenas reiniciado el partido. Y seguramente lo hubiera seguido siendo de no ser porque Juande Ramos pensó que era la hora de que Saviola debutara y entrara por él a los diez minutos. Por su parte, el Racing saltó al campo en la reanudación sabiendo que, a poco que hiciera, mejoraría su imagen de la primera parte. Aganzo tuvo una inmejorable ocasión en el minuto 64, pero no supo definir ante Palop, que aguantó a la perfección tapándole todos lo huecos al madrileño. Los de Preciado seguían empujando, aunque no lograban llegar con la claridad suficiente como para poner en aprietos a Palop.

El tiempo pasaba, el partido se embarullaba y el césped cada vez iba a peor. Entre todo esto, alguna llegada tímida de los dos equipos y, como no, una buena ocasión para Saviola, que siempre la tiene pero que esta vez no acertó, y eso que remató de puntera, un recurso que le gusta mucho al "conejo". El partido moría y el Sevilla aún pudo sentenciar definitivamente. Al final, la suerte se alió con quien más lo busco, el Sevilla, e hizo posible que empezara con buen pie el año del centenario, con un nuevo ídolo para la afición: Kepa.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.