Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Sao Paulo, campeón de la Copa Libertadores

Los goles de Amoroso, Fabao, Luizao y Diego Tardelli ante el Atlético Paranaense le han dado al equipo brasileño su tercera corona

El Sao Paulo ha vapuleado por 4-0 al Atlético Paranaense y se ha coronado por tercera vez campeón de la Copa Libertadores de América, que en 46 años de historia ha tenido en el estadio Morumbí una final inédita entre equipos de un mismo país.

Amoroso, el curtido ariete de 31 años fichado de urgencia para afrontar los últimos cuatro partidos del torneo, marcó el primer gol con un cabezazo a los 16 minutos. También con la cabeza, a los 52, el defensa central Fabao puso cifras redondas al partido que siguieron desde las tribunas 75.000 espectadores, 2.000 de ellos seguidores del Atlético Paranaense. Luizao, el máximo cañonero brasileño en la Copa Libertadores, con 28 goles en cinco ediciones, declaró la goleada a los 70 minutos tras un pase de Amoroso, la figura del partido. Diego Tardelli puso la guinda en una vistosa jugada individual a un minuto del final.

Luizao, quien se despedía hoy del Sao Paulo para atender una millonaria oferta del fútbol japonés, ha completado cinco tantos en la campaña de Libertadores, los mismos anotados por el guardameta Rogério Ceni. El Sao Paulo y el Atlético Paranaense habían empatado 1-1 en el partido de ida de la final, el miércoles pasado en el estadio Beira-Río, de Porto Alegre.

El sucesor del Once Caldas colombiano, campeón de la edición de 2004, ha hecho gala de su mayor consistencia futbolística gracias a la experiencia internacional de Rogério Ceni, Amoroso, Luizao, Junior, Cicinho y el uruguayo Diego Lugano. Los once del Atlético Paranaense apelaron a la emoción para compensar lo que le sobraba al adversario. Como dicen los hinchas del fútbol en Brasil, que son sus 180 millones de habitantes, jugaron "con el corazón en la punta de las botas".

50 heridos por peleas en el estadio

Al menos 50 hinchas han resultado heridos en enfrentamientos con la policía y 40 más han sido detenidos en las inmediaciones del estadio Morumbí brasileño. Los heridos por golpes que no revisten gravedad fueron atendidos en puestos móviles de la Cruz Roja localizados en los alrededores del estadio, pero la cifra debe de ser mayor debido a que otros hinchas se dispersaron, según han informado fuentes médicas.

La policía ha atribuído los desórdenes durante la final de la Copa Libertadores a militantes de la barra brava "Torcida Independente" que, al no conseguir boletas, se aglomeraron frente a uno de los portones del Morumbí e intentaron ingresar por la fuerza. Decenas de automóviles que estaban estacionados en casas adyacentes fueron apedreados y varias peleas se registraron entre hinchas de diferentes barras del Sao Paulo. La policía utilizó bombas lacrimógenas para dispersar a los revoltosos y detuvo a cuarenta personas.

Más información