Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crónica:FÚTBOL | 38ª y última jornada de Liga

El Madrid acaba con victoria en Zaragoza

El equipo de Luxemburgo se impone con tantos de Owen, Roberto Carlos y Ronaldo

El Real Madrid se despidió de la Liga con un triunfo logrado gracias a su efectividad y a la mala actuación del portero del Zaragoza, Luis García. Lo mejor que se puede decir del Madrid es que mostró esa imagen seria que ha ofrecido desde que Vanderlei Luxemburgo se sienta en su banquillo. Es lo que queda cuando no hay capacidad para generar fútbol. Luis Figo pudo disputar su último encuentro como jugador del Real Madrid.

En el partido más intrascendente de la temporada, el Madrid mostró la cara de su entrenador, Vanderlei Luxemburgo, un hombre circunspecto, serio y que no está para bromas. Ésa es la imagen ofrecida por el brasileño desde su llegada a España, pero para la próxima campaña promete más alegría, una imagen más cercana al desinhibido fútbol brasileño. Veremos. El Bernabéu siempre ha apreciado el espectáculo y el juego alegre, pero termina por aplaudir el sudor y el esfuerzo.

El Madrid de Luxemburgo, al que se debe reconocer el mérito de recuperar a un equipo que estaba muerto, está más cercano a esto último y en Zaragoza lo demostró. Apenas perdió el orden en defensa, uno de los grandes méritos del entrenador, mostró una notable concentración y aprovechó la única ocasión que tuvo en el primer tiempo. Luis García despejó mal un disparo no demasiado fuerte de Zidane y Owen apareció para marcar. La efectividad volvía a enmascarar las carencias de este conjunto para crear fútbol. El Zaragoza movió mejor el balón, tuvo más posesión y disfrutó de varias ocasiones, pero sólo acertó una vez. Villa y Óscar rompieron la defensa del Madrid tirando paredes, que cada vez se ven menos en el fútbol, y el centrocampista no falló ante Casillas.

La última jornada la aprovechó Luxemburgo para que Celades se despidiera del Madrid como titular, privilegio del que no disfrutó Luis Figo. El portugués, enfrentado a su entrenador, quizá jugó en Zaragoza su último encuentro como futbolista del Madrid, o mejor su último medio partido, porque Luxemburgo sólo le permitió jugar 45 minutos. La salida del portugués, si al final se produce, seguramente no se producirá como merece Figo, el futbolista que con su llegada al Bernabéu cambió los últimos cinco años de historia del fútbol español. El Barcelona ha tardado cinco temporadas en recuperarse de la marcha del portugués y eso es algo que no se debería olvidar.

La presencia de Figo sobre el césped fue lo más destacado de una segunda parte prescindible, que se acabó cuando Roberto Carlos batió a Luis García después de una bonita acción a un toque con Zidane y Raúl. Nada más hubo, salvo alguna acción de excesiva e incomprensible dureza, hasta que un fenomenal pase entre líneas de Figo permitió marcar a Ronaldo, que aprovechó otro fallo de Luis García. Ahí finalizó una temporada con más disgustos que alegrías para Real Madrid y Zaragoza.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.