Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crónica:FÚTBOL | 38ª y última jornada de Liga

Eto'o se queda sin la 'Bota de Oro'

Karpin se despide del fútbol en un partido sin historia

Real Sociedad y Barcelona empataron sin goles para despedir desde la hermandad la Liga. Sin puntos de valor en juego, el único morbo lo ponía el camerunés Eto'o, que como en la jornada pasada contra el Villarreal se mostró negado ante la portería contraria. Y no será Bota de Oro europeo. Anoeta ovacionó la salida del campeón y también a Karpin, que se retira del fútbol. Estos homenajes y poco fútbol, el mejor resumen de lo acontecido en la despedida liguera del primer encuentro de la jornada final.

El partido ha comenzado con una recepción de honor al Barcelona, querido como campeón en Anoeta como ya se demostró en la reciente visita del Real Madrid. Una vez puesta en juego la pelota, el fútbol padeció un mal, el de la falta de importancia de los puntos en liza. Y así se vio muy poco sobre el césped. La Real, que quería la pelota tanto como el Barça, apretó primero, en una jugada confusa que acabó en un rechace, larguero por manotazo de Jorquera, cabezazo de De Paula y Edmilson que salvó el primer tanto.

El susto hizo reaccionar un tanto al Barcelona, que pegó gracias a la pujanza de Eto'o. El camerunés, acelerado en su lucha por marcar para ser el máximo goleador de la Liga y el Bota de Oro europeo, lo intentó desde lejos a los 14 minutos. Fue su primer aviso. A los 21, y en acción individual de mérito, perdonó con un disparo raso con la zurda que rozó las mallas, por fuera, de Riesgo.

El gafe persigue al camerunés

El resto de primer tiempo fue un acoso estéril de la Real, que no aprovechó indecisiones de la zaga azulgrana y evidenció falta de pegada sin Kovacevic ni Nihat. El duelo perdió ritmo y tensión en la segunda parte. La Real siguió presionando, para ganar, y al Barça le quedaron pocas ganas de jugar bien. Lo más peligroso llegó en libres directos. Eto'o, que en el primer acto había cedido un lanzamiento al mexicano Márquez, sí se atrevió a la segunda, y su disparo fue gritado como gol por el efecto óptico. Pero no. El gafe seguía. La Real dio después también con faltas que sacó con problemas Jorquera, aparentemente más inseguro que Víctor Valdés, el portero menos goleado de la categoría.

En la recta final del encuentro, con un Barça en el que al final actuaron sus cuatro lesionados de larga duración (Edmilson, Motta, Gabri y Larsson), llegó otra ocasión para Eto'o, cuyo tiro cruzado flojo sacó Riesgo. Pero el detalle técnico y brasilero lo puso Edmilson, despejando de rabona. Este es un jugador impresionante, otro de los fichajes para la campaña 2005/2006. A siete minutos del final, Aramburu tuvo de cabeza la opción de la victoria. Pero el 0-0 era inamovible. Sólo un entradón de Karpin a Iniesta confirmó que el estonio de pasaporte ruso no entiende de amistosos.

Después de este encuentro sin historia, Valery Karpin no volverá a vestirse de corto tras poner el punto final a una excelente carrera que hubiera merecido un marco más brillante que el que ofrecieron la Real Sociedad y el Barcelona, que mostraron idéntica desgana en el último encuentro de la temporada. Los más de 25.000 espectadores que se acercaron a ver este encuentro al menos tuvieron un instante para el disfrute en la despedida del carismático Karpin, que fue sustituido para recibir el aplauso del público a tres minutos del final.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.