Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

España se impone a Andorra por 4-0

Cuatro a cero. España ha cerrado el capítulo de partidos amistosos preparatorios para la Eurocopa de Portugal, con un discreto triunfo ante Andorra, en el que solo destacaron los goles conseguidos y algunos detalles que avivan la competencia en determinados puestos a tan solo siete días del estreno ante Rusia, pero curiosamente por el mismo resultado que el obtenido en Montpellier por Francia ante el cuadro del Principado.

Fernando Morientes, Rubén Baraja, tras recoger el rechace a un penalti que él mismo lanzó, César Martín y Juan Carlos Valerón han sido los goleadores del equipo que dirige Iñaki Saez. En la primera mitad, España ha acusado en exceso los nervios de actuar ante su público y de conseguir un resultado positivo antes de comenzar su andadura en la Eurocopa.

Por tres ocasiones consecutivas, Morientes ha tanteado la portería del meta andorrano, pero ha sido en el minuto 24 de juego cuando ha marcado el 1-0, aprovechándose de un gran pase de Baraja. Al filo del descanso, un claro penalti sobre Raúl ha supueesto el 2-0, transformado por Baraja con la pierna izquierda en el rechace.

Espectáculo

En la segunda parte, han llegado los cambios anunciados por el seleccionador español. La movilidad de Xabi Alonso y la picardía de Fernando Torres han inyectado algo de vida al combinado español. Los suplentes, con Torres y Valerón, han ofrecido indicios de apostar por el espectáculo. Un corner botado por Xabi Alonso ha devuelto la alegría a las gradas cuando César ha rematado con maestría y ha puesto el 3-0 en el marcador del feudo del Getafe. Dos minutos después, el atlético Fernando Torres a punto ha estado de ampliar la renta para los españoles, pero el esférico ha salido por encima del larguero.

La imagen de la selección española en la segunda mitad ha sido totalmente diferente, la experiencia ha dado paso a la picardía y las ganas de divertir. Joaquín, Xavi, Valerón y Torres han marcado las diferencias. Los suplentes han creado juego y demostrado sus ganas de conseguir un puesto en el once inicial. Ejemplo de ello ha sido el golde Valerón con el partido casi concluido.