Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crónica:FÚTBOL | 33ª jornada de Liga

El Valencia empata la Liga

El equipo ché iguala en el último minuto un partido muy complicado ante la Real Sociedad (2-2)

El Valencia ha recuperado al borde del precipicio un partido que se le escapó en cinco minutos de locura y que hasta el final amenazó con cruzarse en su camino hacia el título de Liga. Un gol de Mista en el minuto 90 ha servido al equipo entrenado por Rafa Benítez para salvar un punto en casa ante la Real Sociedad (2-2), y mantenerse de paso como líderes de la Liga, empatados a puntos (70) con el Real Madrid.

Dura y peleona ha estado la Real Sociedad, que pese a la ausencia de Kovacevic llegó a Mestalla dispuesta a asegurarse la permanencia en una temporada muy triste. El equipo vasco regaló desde el principio el balón a su rival, que controló los tiempos a la perfección y creó algo de peligro en llegadas aisladas. Sin embargo, a menudo que transcurrían los minutos crecía la ansiedad entre unos jugadores obligados a ganar para no perder el paso del Real Madrid (que venció ayer al Atlético por 1-2). Nervioso estaban también los aficionados, muy protestona con las decisiones del árbitro, Teixeira Vitienes, que acabó pitado y bañado por una tremenda pañolada.

Pañolada al árbitro

La última jugada de la primera parte marcó el principio de la catástrofe valencianista: un lanzamiento duro de Nihat se marchó fuera, pero sembró de desasosiego las huestes blancas. El segundo tiempo comenzó más movido, con alternancia de ocasiones en ambas porterías, hasta el minuto 64, cuando Xabi Alonso cortó con la cabeza un saque de banda a favor del Valencia, dejó botar el balón y lanzó un tiro desde más de 20 metros que sorprendió a Cañizares. Sin tiempo para recuperarse, apenas tres minutos después, el Valencia se encontró perdiendo 0-2. Ayala se lanzó a robar un balón a De Paula cuando éste se colaba a toda velocidad en el área, y en su entrada se llevó por delante al jugador de la Real Sociedad. Penalti, y gol de Karpin, que lanzó un tiro raso ajustado al poste que casi caza Cañizares.

Reaccionó rápidamente el Valencia, que acortó distancias con un gol de Vicente a pase de Angulo, y los últimos 20 minutos del partido se convirtieron en una lucha contra el reloj por empatar al menos y no perder el liderato. Tras un rosario de ocasiones, y también algún contragolpe muy peligroso de la Real, el derroche del equipo valenciano tuvo su premio: Mista lanzó un tiro desde fuera del área que tocó el palo y botó dentro de la portería; se salió luego, pero Baraja lo devolvió a la red. Poco más duró el partido, apenas para que la afición que llenaba las gradas de Mestalla despidiera al árbitro con un tremenda pañolada para descargar la tensión y el sufrimiento a los que le sometió el juego de su equipo. Y la Liga, empatada a 70 puntos.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.