Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crónica:BALONCESTO | Final de la Copa ULEB

El Real Madrid pierde la Copa ULEB ante el Hapoel Jerusalén (72-83)

El campeón se clasifica directamente para la próxima Euroliga

El Real Madrid perdió ante el Hapoel de Jerusalen la final de la Copa ULEB (72-83) y, por tanto la clasificación directa para la próxima Euroliga, en un partido controlado en todo instante por los israelís y en el que los madridistas, que desplegaron su peor juego, estuvieron siempre a remolque.

Los madridistas tardaron en entrar en ambiente frente a una grada dominada de largo por la afición israelí. La idea de explotar la superioridad interior parecía clara en principio, con seis puntos a cargo del letón Kaspars Kambala y del irlandés Pat Burke, pero inmediatamente dejó paso a una mala defensa y a un ataque volcado sobre un perímetro que veía el aro como un dedal.

Una brecha de nueve puntos (15-24) lanzó el primer aviso a los blancos. La ansiedad empezaba a dejarse notar en un bloque empeñado en lanzar triples, aún sin éxito, y ajeno a la idea primaria de aprovechar la ventaja de centímetros en la pintura.

La salida del tercer cuarto les metió en un callejón de difícil salida. El estadounidense Kelly McCarty anotó trece puntos en menos de siete minutos y abrió un abismo entre el Madrid y el combinado israelí (43-58) sin el menor atisbo de reacción por parte española. Más bien, al revés. El hundimiento asomaba a la vuelta de la esquina. Además, Solomon, el gran anotador de los hebreos, ni siquiera jugaba. Se reservaba de las faltas, con cuatro cargadas, en el banco.

Eliminación de Kambala

La muñeca de Lucas Victoriano encerraba la última oportunidad madridista. El argentino salió a pista para el último cuarto para intentar la heroicidad. Los tres primeros triples madridistas acabaron donde casi todos los anteriores, fuera de la canasta israelí, protegida por una zona sencilla destinada a arañar segundos, lo cual descabalaba la opción del suramericano.

Sin embargo, la fortuna, también la lógica y el empeño personal de Kambala, quisieron que el báltico devolviese la esperanza a los blancos desde el sitio que nunca debieron postergar: la zona. El letón encadenó ocho puntos que, a falta de 6.38 para la bocina, acercaban de nuevo el título (63-70).

La eliminación de Kambala -a 3.56 minutos- arrojó otro oscuro nubarrón de sombra sobre el Madrid, acosado por el cronómetro a cada instante. Un resbalón en penetración de Bennett con 72-77 sellaron la defenestración definitiva del Real Madrid y abrieron las puertas del cielo al Hapoel.