Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Isaac Viciosa obtiene su cuarto triunfo en la San Silvestre vallecana

La también palentina Marta Domínguez se impuso en la categoría femenina

El palentino Isaac Viciosa batió ayer el récord de victorias en la San Silvestre Vallecana al obtener su cuarto triunfo (tercero consecutivo), tras salir airoso de la sucesión de ataques que recibió de sus adversarios. En categoría femenina la también palentina Marta Domínguez logró su segunda victoria en su segunda participación en la carrera.

La buena temperatura (10 grados en la salida) favoreció la afluencia de corredores hasta el punto de que se batieron todos los récords de participación: 13.000 en la carrera popular, que cumplía su 25 edición, y más de medio millar en la internacional, que alcanzaba la edición 38.

DATO

13.000 personas tomaron la salida en la carrera popular, un nuevo récord de participación

La carrera masculina encontró una inesperada liebre en el hermano del Fabian Roncero, Emiliano, que salió de estampida en el primer kilómetro y selecciono ya al grupo de favoritos. En el kilómetro seis Jesús España avivo el ritmo en la bajada de la calle Ciudad de Barcelona y quedaron en cabeza un grupo de cinco atletas con Alberto García, Fabian Roncero, Chema Martinez, el finlandés Janne Holmen -campeón de Europa de maratón- y el impasible Issac Viciosa que aguantaba todos los ataques.

Un kilómetro después Chema Martínez dio un acelerón, pero fracaso en su intento de dejar a atrás a Viciosa, que en los últimos mil metros volvió a ser el mas fuerte y se fue por delante de Martínez en busca de su cuarta victoria.

Domínguez, por su parte, entró primera en la meta tras imponer un fuerte cambio de ritmo a 300 metros de la meta, que dejó clavada a la cántabra Iris Fuentes-Pila.

La tradición de la espuma

La carrera popular tuvo un vencedor ilustre en Antonio Serrano, un ex plusmarquista español de maratón, que a sus 38 años corrió los diez kilómetros en 29:30 minutos.

La carrera madrileña, cuyo recorrido se suavizó en el primer kilómetro, congregó a lo largo de sus 10.000 metros por el corazón de la ciudad a miles de aficionados y de simples curiosos que, como ya es tradición, embadurnaron a los atletas con espuma hasta casi hacerlos irreconocibles en la meta.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.