El director estrella del festival de Venecia compite desde la cárcel

El filme ‘No Bears’, del cineasta iraní Jafar Panahi, condenado a seis años de prisión por propaganda contra el régimen de los ayatolás, se perfila como ganadora del León de Oro

En el centro en primer plano, la presidenta del jurado del festival de Venecia, la actriz Julianne Moore (C), junto a otros miembros del jurado y cineastas (a la derecha, la española Isabel Coixet), participan en un acto de apoyo a Jafar Panahi.Foto: TIZIANA FABI

Entraron los dos actores y se sentaron. Ella a la derecha, él a la izquierda. En medio, quedó una silla vacía. Nadie habló desde ese micrófono, colocado justo detrás del papelito con el nombre “Jafar Panahi”. Porque el director iraní ha estrenado hoy viernes en el concurso del festival de Venecia su último filme, No Bears. Sin embargo, no pudo acudir a la tradicional rueda de prensa para presentarla. Ni escuchar los aplausos que el certamen tenía reservados para él y su nuevo trabajo. Incluso si ganara el León de Oro, una opción nada descabellada, tampoco vendrá a recogerlo. Mientras su película viaja, él apenas puede moverse. Detenido el 11 de julio, el cineasta cumple una condena de seis años de cárcel por presunta “propaganda contra el régimen”. Por él, pues, hablaron los dos intérpretes presentes, Mina Kavani y Reza Heydari. Y, sobre todo, la película.

Porque, como en otros largos de Panahi, No Bears pone en el centro al propio director y su vida: en la gran pantalla, el cineasta anda en un pueblo remoto de Irán. Y, a la vez, su equipo se encuentra en Turquía rodando un filme que él dirige por videollamada. Pero eso fue también lo que sucedió de verdad, de ahí que ficción y realidad se mezclen y varias películas a la vez compongan el metraje final. Se habla de prohibiciones, de la tentación del exilio, de la obsesión por el honor, de la presión del Gobierno iraní. Y de que, cuando no espía el Estado, los propios ciudadanos se encargan de controlarse unos a otros. Una gran sátira de la sociedad, tan absurda como, finalmente, dramática. Su ritmo narrativo no augura un gran éxito comercial. Su valor fílmico y político, en cambio, sí reserva algún premio en el palmarés de mañana sábado.

“Vi la película un mes antes de que le detuvieran. En realidad, lleva ya varios filmes en la clandestinidad”, afirma Alberto Barbera, director artístico del festival de Venecia. Porque ya en 2010 Panahi fue condenado a seis años de prisión por el mismo delito, tras participar en una manifestación contra el entonces presidente Mahmoud Ahmadineyad. Después de dos meses entre rejas, pasó a una libertad condicional que podía ser revocada en cualquier momento. También se le prohibió rodar más películas o salir de su país durante dos décadas.

Los actores Mina Kavani y Reza Heydari posan en Venecia este viernes.
Los actores Mina Kavani y Reza Heydari posan en Venecia este viernes.ANDREAS SOLARO (AFP)

Desde entonces, sin embargo, ha estrenado Esto no es una película, Pardé, Taxi Teherán y Tres caras. Y en todas aparece haciendo de sí mismo. “Puede moverse por el país, formalmente no puede filmar, pero lo hace igualmente. Y hay una hipocresía del régimen iraní que claramente lo sabe, porque las películas llegan a las salas, a los festivales, pero nadie dice nada para no perturbar este equilibrio tan precario”, agrega Barbera. Aunque, desde el 11 de julio, algo sí ha cambiado: después de preguntar por el destino de Mohammad Rasoulof y Mostafa Aleahmad, otros creadores iraníes arrestados esa misma semana, Panahi ha sido encerrado en el centro de detención de Evin. Y, esta vez, se teme que la condena se cumpla íntegra. Lo que ha movilizado a la Mostra en su apoyo. Por ahora, sin resultados.

“Antes de decir cualquier otra cosa, quiero destacar que falta. Espero que sea liberado lo antes posible. Es nuestro maestro. Y es una lástima que un profesor tan válido esté entre rejas en lugar de aquí, enseñándonos”, subrayó en su primera intervención ante la prensa Reza Heydari. Y explicó que el director sigue entre rejas, que sus abogados trabajan “para su libertad” y que él nunca ha podido visitarle, ya que solo está permitido “a los familiares de primer grado”. Y la propia Mostra quiso dejar clara su indignación: ante la ausencia del director para la proyección de gala, convocó un flashmob de creadores en la alfombra roja para denunciar la persecución contra el iraní y, en general, contra los cineastas en prisión o acosados por el mundo.

Jafar Panahi, el 30 de agosto de 2010 en Teherán.
Jafar Panahi, el 30 de agosto de 2010 en Teherán. ATTA KENARE (AFP)

Al fin y al cabo, justo antes de presentar su programación, a finales de julio, el certamen dedicó una mención a Panahi, Rasoulof y Aleahmad. Y, ahora, vuelve al director para el cierre de su competición oficial. Entre medias, además, la Mostra ha acogido una conferencia titulada Directores bajo ataque, donde se relataron los mil riesgos de hacer cine en Afganistán, Turquía, Ucrania o en cualquier otro rincón del mundo donde la libertad creativa sea considerada peligrosa e incómoda.

Ahí se pudieron escuchar las únicas palabras de Panahi en el certamen, en un comunicado cofirmado con Rasoulof: “Somos cineastas. Parte del cine independiente iraní. Para nosotros, vivir es crear. Y creamos trabajos que no son de encargo. Por eso, los que están en el poder nos ven como criminales. El cine independiente refleja su época. Coge inspiración de la sociedad. Y no puede quedarse indiferente”. El documento también aseguraba que para ambos la esperanza de poder “crear de nuevo” se ha convertido en “una razón de existencia”.

Así lo confirmaron los dos intérpretes de No Bears. “Cuando alguien como Panahi te invita a una película, aceptas. Con todas las restricciones, su amor cinéfilo es tal que nos lo transmitía constantemente, se despertaba el primero y se acostaba el último”, recordó Reza Heydari. Y Mina Kavani agregó: “En el rodaje en Turquía todos estábamos algo tensos, estresados por conseguir lo que él quería. Pero me dio una gran lección: cuando empezamos a filmar estaba tan concentrado, y con tal perfeccionismo, que no podías pensar en otra cosa. Lo que contaba para él era el cine. Solo quería hacer su película”. A pesar de los obstáculos, a toda costa. Incluida su libertad.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por nuestros mejores críticos en nuestro boletín semanal
RECÍBELO

Sobre la firma

Tommaso Koch

Redactor de Cultura. Se dedica a temas de cine, cómics, derechos de autor, política cultural, literatura y videojuegos, además de casos judiciales que tengan que ver con el sector artístico. Es licenciado en Ciencias Políticas por la Universidad Roma Tre y Máster de periodismo de El País. Nació en Roma, pero hace tiempo que se considera itañol.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS