Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Darío Sztajnszrajber: “Le daría el Cervantes a Paul B. Preciado”

El pensador argentino, estrella de la televisión, publica 'Filosofía a martillazos'

Ilustración de Setanta.
Ilustración de Setanta.

Darío Sztajnszrajber (Buenos Aires, 52 años) ha llevado el pensamiento a la radio y la televisión argentinas. Tras Filosofía en 11 frases publica ahora Filosofía a martillazos (ambos en Ariel).

¿Qué le hizo dedicarse a la filosofía? De pequeño tuve una educación religiosa fuerte que me habilitó una serie de relatos frente a los cuales no pude permanecer indiferente. El reclamo normativo de la religión me hizo plantearme preguntas, cuestionarme ese dogma. Descubrí de muy chico el deseo por la pregunta en reacción al tipo de certeza procesada que me brindaba la religión. Después me di cuenta de que existía una carrea universitaria, es decir, que estaba institucionalizado eso que me pasaba cotidianamente por la cabeza.

¿Y qué le hizo pensar que debía sacarla de los formatos tradicionales? Siempre fui un docente que buscó que la clase no sea una mera repetición burocrática de contenidos sino que en el aula se hiciese filosofía. Para eso es necesario ir a la frontera de lo que se considera una clase tradicional. Luego pasé a la divulgación porque pensé que era posible abrir el aula y que esa aula sea para cualquiera.

¿Qué diferencia hay entre un filósofo y un profesor de filosofía? Más que diferencia yo diferenciaría aquel que inspira que el otro se cuestione de aquel que repite vacuamente contenidos. Esa diferencia excede las delimitaciones convencionales. Puede haber alguien en una escuela chiquita provocando el debate y grandes eruditos en grandes universidades que nunca hayan inspirado a nadie.

¿Qué deberíamos haber aprendido al final de la pandemia de coronavirus? La cuarentena, más que la pandemia, nos desplazó de la normalidad en la que estábamos insertos y nos permitió visualizar los márgenes de ese dispositivo de lo cotidiano en el que se nos pasa la existencia. Vimos las fronteras que constituyen nuestro sentido de lo normal. Eso posibilita un movimiento, no sé si social o, por ahora, existencial, que no es poco.

En Filosofía a matillazos dedica un capítulo a Dios. ¿Qué le preguntaría si se encontrara con él? El problema es que no creería que es Dios, serían preguntas para desenmascararlo.

No le gustó In Time (bueno, el argumento sí). Díganos una película que esté a la altura del mejor libro de filosofía. Arrival, Magnolia... Toda película que busque la deconstrucción del formato lineal toca ese punto al que va la filosofía. Y me gustó In Time, no la totalidad pero sí el argumento.

¿Cuál es el último libro que le ha gustado? Uno de Massimo Cacciari, Generar a Dios, un abordaje filosófico de la figura de la Virgen María.

¿Qué libro ajeno le habría gustado escribir? Así habló Zaratustra, de Nietzsche.

¿Qué libro recomendaría a un adolescente desinteresado por la filosofía? Yo sigo recomendando El mundo de Sofía y mucha gente me lo agradece, es un libro que logra generar empatía.

¿Qué canción usaría como autorretrato? Tratame suavemente, de Soda Stereo.

¿Qué está socialmente sobrevalorado? El amor, claramente.

¿Y filosóficamente sobrevalorado? La lógica.

¿A qué filósofo le daría el próximo Premio Cervantes? A Paul B. Preciado. Es el pensador español de mayor trascendencia internacional de los últimos años.