Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Marc Ros: “Salté a la novela porque una canción se me fue de las manos”

El cantante de Sidoni debuta como novelista con 'El regreso de Abba'

Ilustración de Setanta.
Ilustración de Setanta.

El regreso de Abba es el estreno como novelista del cantante de Sidonie, Marc Ros (Barcelona, 49 años). Historia de música, verano y amistad, en castellano lo publica Suma; en catalán, Rosa dels Vents.

Debuta como novelista a la que vez publica nuevo disco y ambos se titulan igual. ¿Cómo se relacionan el uno con el otro? Creo que he sufrido trastorno de identidad disociativo. He escrito las canciones de El regreso de Abba como si fuera los tres personajes principales de mi novela. Espero que cuando se publique el disco, nuestros seguidores sigan pensando que están escuchando un disco de Sidonie porque yo no recuerdo haber compuesto estas melodías y estas letras. Pienso que esto se debe a la ansiedad y al insomnio; escribía la novela de lunes a viernes y el fin de semana me ponía a hacer canciones. Estuve dos años trabajando sin descanso, durmiendo unas cuatro horas al día y evacuando una vez por semana. Cuando canto “Me Llamo Abba” en realidad lo canta ella. Sinceramente, no sé donde acaba la novela y donde empieza el disco, ni siquiera sé quién de nosotros está respondiendo a esta entrevista ¿Hay algún terapeuta en el Babelia? 

¿Hay que escuchar el disco para disfrutar el libro, y viceversa? Puedes disfrutar una historia de Enric González cuando habla del Trastevere o de Truman Capote cuando ambienta un relato en el barrio francés de Nueva Orleans sin haber pisado nunca estos lugares, pero si has estado, le puedes añadir formas, texturas, o sonidos a la lectura. El disco te ofrece un paisaje sonoro complementario y las voces de los personajes, y el libro te cuenta lo que hacen los personajes cuando se escapan de una canción.  

¿Qué le ha empujado a dar el salto a la novela? Tuve que dar el salto a la novela porque una canción se me fue de las manos. Cuando llevaba diez páginas y aun no había llegado al estribillo me convencí de que tenía que escribir una novela. Así me lo exigían los personajes; necesitaban ir al baño, ponerse crema protectora, comerse unas ostras ¿Quién puede hacer todo esto en una canción? En una canción te rompen el corazón, te cruzas con Lucifer o viajas a la luna, pero casi nunca limpias las sábanas. 

¿Qué aprende un escritor de un músico? Un escritor no aprende nada de un músico, solo adquiere sus malos hábitos que se suman a los que ya vienen con su profesión. Me enfadé mucho con mi yo músico durante la escritura de la novela porque no me ayudó en absoluto. Le preguntaba ¿por qué no hacemos este capítulo como si fuera una canción con su gancho en forma de riff de guitarra, sus dos estrofas de mar en calma, su puente como si fuera una gran ola y su estribillo que desata una tormenta? Y mi yo músico me respondía: anda, no te flipes y sigue escribiendo. Un compositor de canciones se puede pasar una mañana de trabajo mirando a una pared, un novelista se sube por ella.

¿Y un músico de un escritor? El escritor me recuerda que como letrista de canciones no olvide nunca de escribir algo que merezca ser cantado, que el que hace una letra para una canción tiene mucha responsabilidad porque lo van a leer y lo van a cantar. También me pide que no me enfade cuando el público cambie una letra de tu canción.

¿Qué ha estado leyendo durante la cuarentena? Perfidia de James Ellroy, Esperando un respiro de Terry McMillan, La lluvia de Camille de Esther Bengoechea, Cerca de cien de Ida Vitale, los Upanishads, Amor a la brega de Blanca LLum Vidal y la biografía de Otis Redding de Jonathan Gould publicada por Neo Sounds. 

¿Y qué canción o disco ha escuchado más veces? Otis Blue (1965) de Otis Redding. En mono, claro. 

¿Qué obra ajena (musical y literaria) le habría gustado firmar? Pet Sounds (1966) de los Beach Boys y Suave es la noche de Francis Scott Fitzgerald, incluso por el mismo precio de la locura que pagaron sus autores. 

Recomiéndenos un libro en el que la música esté muy presente. Ponche de ácido lisérgico de Tom Wolfe. Además de mucha música, hay mucho LSD, así que por el mismo precio…

¿Su película favorita de todos los tiempos? Orphée (1950) de Jean Cocteau.

¿Qué está socialmente sobrevalorado? La sandía. El melón es mucho mejor. 

Si tuviese que usar una canción como autorretrato, ¿cuál sería? “I Just Wasn’t Made For These Times” (No estoy hecho para estos tiempos). De los Beach Boys. 

¿A quién le daría el Premio Nacional de Músicas Actuales? A nuestros managers, a nuestros técnicos y a las personas que trabajan en nuestra compañía de discos. No sé cómo vamos a salir de esta crisis pero lo haremos trabajando codo con codo con ellos.