Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
COLUMNA i

Monica según Lewinsky

En 1998, con solo 24 años, era La Puta de América. En 2015 se reinventó como activista. El desquite avanza: contará su versión del caso en 'American Crime Story'

Monica Lewinsky, en diciembre de 2018.
Monica Lewinsky, en diciembre de 2018. AFP

No existía Twitter, pero fue el primer gran linchamiento de la era digital. En 1998, con solo 24 años, Monica Lewinsky era La Puta de América, la gorda lasciva, una apestada. Fue lapidada en memes —entonces se movían por correo electrónico— y en horario de máxima audiencia en televisión: Jay Leno pedía para ella el premio Grammy al “mejor recital de órgano”. Ja. Cuando trascendió que dos años antes había tenido un lío con Bill Clinton en el Despacho Oval, él quedó en evidencia mintiendo, se enfrentó a un impeachment y a un proceso penal, pero sobrevivió y acabó su mandato. Para ella, hasta ese día una anónima becaria, nada volvería a ser igual.

En 2015, Lewinsky salió del tierra-trágame y se reinventó, en una charla TED, como activista contra el acoso en la red. El movimiento Me Too la reivindicó: lo suyo no fue exactamente abuso, pero sí un indigno aprovechamiento por el hombre más poderoso del mundo de un abismo jerárquico respecto a la aprendiz.

El desquite avanza: Lewinsky ha sido fichada ahora por FX como productora de la tercera temporada de American Crime Story, que llevará por título Impeachment. La serie, que antes trató el caso de O. J. Simpson y el asesinato de Gianni Versace, mirará aquel escándalo sexual-político-mediático desde los ojos de quien ahora descubrimos como víctima.

El pasado marzo, John Oliver la entrevistó en Last Week Tonight. Ella comentó que si en 1998 hubiera existido Twitter, al menos habría recibido algún mensaje de apoyo. Pero solo notó vacío, malas miradas, groserías. No podía aspirar a tener trabajo ni novio.

¿Y no pensó en cambiar de nombre? “A Bill Clinton nadie se lo ha preguntado nunca”, respondió. “¿Pensó él que debía cambiarse el nombre?”.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información