Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Cada época necesita sus Aquiles y sus Ulises

'Line of Duty' es un mundo de grises donde los héroes son también grises

Intentar decir algo que suene nuevo es el propósito de todo creador que ya sepa —y si no lo sabe, malo— que no se puede decir nada nuevo que no dijeran ya Shakespeare o Cervantes. Los contadores de historias tienen que conformarse con aparentar que narran por primera vez algo ya narrado millones de veces antes.

Más información
Una España premium, por un poquico más
Los pantalones cortos que esconden los bustos parlantes

Otras verdades elementales son que es mucho más fácil aparentar que dices algo nuevo si lo haces desde la sencillez y contra el barroquismo, y que los intrusos —los narradores no maleados por academias ni parnasillos— lo hacen mejor porque entran sin respeto por los cánones.

El británico Jed Mercurio reunía todos estos requisitos cuando estrenó en 2012 Line of Duty, una serie de policías en el país que considera el género un patrimonio nacional y que lo ha llevado, desde Sherlock Holmes, a un estado de rococó lisérgico inaguantable. ¿Cómo decir algo nuevo entre tanto detective drogadicto, esquizoide, vidente, autista, bibliófilo, polígamo y qué sé yo?

Frente a ese empacho de personalidades límite que resuelven crímenes con su inteligencia sobrehumana, Mercurio propuso volver al punto de partida y narrar las aventuras de una unidad anticorrupción que vigila a sus compañeros. Era una serie modesta hecha con primeros planos que fue creciendo hasta convertirse en el mayor fenómeno de la BBC de los últimos tiempos. Su último capítulo convocó a más de nueve millones de espectadores.

¿Qué tecla tocó Mercurio? Una muy vieja: la identificación moral. Line of Duty es un mundo de grises donde los héroes son también grises. Los dilemas les desbordan a menudo, y los protagonistas se manchan y se revuelcan en la envidia y las miserias cotidianas. Nada que no entendieran ya Aquiles ante los muros de Troya o Ulises en la cueva de Polifemo. Cada época necesita sus Aquiles y sus Ulises, y narrar —lo sabe Mercurio— consiste en actualizar.

Sobre la firma

Sergio del Molino

Es autor, entre otros, del ensayo 'La España vacía' (2016). Ha ganado los premios Ojo Crítico y Tigre Juan por 'La hora violeta' (2013) y el premio Espasa por 'Lugares fuera de sitio' (2018). Entre sus novelas destacan 'La piel' (2020) o 'Lo que a nadie le importa' (2014). Su último libro es 'Contra la España vacía' (2021).

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS