Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Destripar qué pasará a cambio de audiencia: ¿exceso comercial o mal necesario?

Telecinco bate récord histórico de espectadores de 'Pasapalabra' al anunciar el día en el que Fran González se llevaba el bote

Fran González, con el presentador Christian Gálvez tras ganar el bote de 'Pasapalabra'.
Fran González, con el presentador Christian Gálvez tras ganar el bote de 'Pasapalabra'.

Pasapalabra nunca ha tenido más espectadores que el pasado martes. Fran González, quien había batido el récord de permanencia en el concurso de Telecinco tras 168 programas, se llevaba ese día el bote acumulado: 1.542.000 euros. No era el premio más alto dado en el concurso —ese récord en Telecinco corresponde a David Leo, quien se llevó 1.866.000 euros en octubre de 2016—, pero sí la primera vez que anunciaba por adelantado el día en el que un concursante lograba completar el rosco final. Incluso anticipó la palabra con la que lo haría: Renard, el apellido del ingeniero francés que, junto a Arthur C. Krebs, construyó el dirigible militar La France en 1884.

El spoiler funcionó: 4.028.000 telespectadores estuvieron pendientes del programa de Telecinco, con un 26,2% de cuota de pantalla. Récord de espectadores para un concurso que aterrizó en el canal de Mediaset en 2007 procedente de Antena 3, donde se mantuvo entre los años 2000 y 2006. De paso, ganó holgadamente a su rival, ¡Boom!, que se conformó con 2.455.000 espectadores (16,3%). En circunstancias normales, la diferencia entre los dos espacios vespertinos es mínima: el martes anterior, Pasapalabra fue visto por 2.499.000 espectadores frente a los 2.408.000 de ¡Boom!

Aunque el anuncio tuvo clara repercusión en datos de audiencia, en las redes sociales también se pudieron leer quejas por adelantar los acontecimientos. Los espectadores más fieles del programa veían como la emoción y la intriga de lo que ocurriría se evaporaba. "Anunciándolo previamente consiguen tener más audiencia por adelantado, es decir, aumentarán ingresos en publicidad. Una pena que se nos desvele así el final a los que hemos seguido a Fran durante tantos programas", decía un espectador, Miguel García, en Twitter al conocer la entrega del bote. "Enhorabuena a Fran, merecía ganar. Lástima que, a quienes seguimos día a día el programa, nos hayan robado la emoción de la sorpresa al anunciar el final", coincidía otra tuitera, Ana Meneses.

En realidad, no es la primera vez que una cadena anuncia la entrega de un premio por adelantado. En ¡Boom!, cuando los Rockcampers lograron en 2016 el mayor premio de la historia de la televisión española, 2.300.000 euros, Antena 3 también anunció por adelantado el desenlace. Actualmente ¡Boom! tiene a Los Lobos, el equipo que mantiene el récord Guinness de permanencia no solo en este concurso particular sino en todo el mundo. Ante tal circunstancia, sus espectadores intuyen que, si logra llevarse el bote algún día, la cadena no podrá resistir la tentación de anunciarlo por anticipado. Lo que es bueno para los canales, es contraproducente para los espectadores fieles.

Destripar qué pasará a cambio de audiencia: ¿exceso comercial o mal necesario?

Pero no solo los seguidores de los concursos ven cómo las cadenas les destripan lo que va a ocurrir con el objetivo de captar a una mayor cantidad de telespectadores ocasionales. También con las series sucede. Los seguidores de Vis a vis saben ya que para los dos últimos capítulos regresará Maggie Civantos. Y los de Cuéntame conocían que en la entrega final de su 19ª temporada se despediría a Carlitos Alcántara. Así, las dos series aprovechan eventos clave en la trama para dar un empuje a su audiencia.

Esto no es exactamente nuevo. Ya es mítica aquella portada de la revista Supertele del 6 de febrero de 1982 que anunciaba con legras grandes que "Chanquete se muere el domingo", un anuncio con el que, como explicaron años más tarde los responsables de Verano azul, quisieron minimizar el impacto que podía causar el fallecimiento del personaje que interpretó Antonio Ferrandis.

Lo que es nuevo es su ubicuidad, precisamente cuando la televisión parece ir en dirección contraria. Aunque hay diferentes niveles de spoilers y que no todo tipo de información afecta al visionado de un programa del mismo modo, hay creadores que mantienen una postura radical contra los avances y pistas de lo que vendrá. Generalmente son autores de ficción, y generalmente son extranjeros: los responsables de Juego de tronos, David Benioff y D.B. Weiss, aseguraron en una entrevista concedida en enero a Entertainment Weekly que, si por ellos fuera, no habría tráiler de la temporada final de la serie. "Ójala no existieran los tráilers", sentenció Weiss antes de confirmar que, evidentemente, sí habrá un avance con imágenes de los próximos capítulos. Ya antes, con Mad Men, su creador Matthew Weiner asentó el precedente de una estricta política de no destripar contenidos. Tanto es así que los argumentos que facilitaba la serie de cada capítulo eran tan esquemáticos y breves que podrían intercambiarse sin problema. Dos posturas, a años luz una de la otra, pero enfrentadas que conviven en un mundo en el que cada vez es más complicado huir de la información.

La ciencia tras los 'spoilers'

La ciencia se pone del lado de esos destripes. Varios estudios aseguran que la experiencia del espectador no se arruina cuando conoce lo que va a ocurrir. Es más, una investigación publicada en 2011 por Jonathan Levitt y Nicholas Christenfeld, de la Universidad de California, asegura que los spoilers pueden aumentar el disfrute de una obra porque permite saborear mejor y concentrarse más en el camino hasta esa resolución. En 1989 Richard J. Gerrig demostró que, incluso cuando los espectadores (o lectores, en el caso del estudio original) conocen el resultado, experimentan suspense, sorpresa o emoción igualmente. Sin embargo, los spoilers afectarán al espectador de forma diferente en función de su personalidad, como demostraron Judith Rosenbaum y Benjamin Johnson en un estudio de 2015.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información