Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Del amor

'El embarcadero' es un canto al amor con todas sus complejidades y una de las mejores series de la temporada

Nos lo contaron, entre otros muchos, el Truffaut de Jules y Jim y el Joshua Logan de La leyenda de la ciudad sin nombre. El Bertolucci de Soñadores le dio una vuelta de tuerca al trío con un incesto y Machín nos lo cantó: "Yo no puedo comprender / cómo se pueden querer / dos mujeres a la vez, / y no estar loco". Ahora Álex Pina y Esther Martínez Lobato nos ofrecen su versión del triángulo amoroso en la espléndida serie El embarcadero (Atresmedia Studios para Movistar). Dicho de otra manera: Vox y la compleja Consejería de Familia de la nueva Junta de Andalucía tienen un nuevo dolor de cabeza.

La excelencia de la serie tiene varios pilares importantes. Un guion inteligente y brillante capaz de entremezclar los muy preponderantes sentimientos amorosos con un thriller clásico sin despreciar el humor. Mantener el interés, incluso acrecentarlo, a lo largo de 10 capítulos en los que los diálogos sobre el amor no resulten en ningún momento empalagosos es una demostración del dominio del oficio, algo que no resulta extraño en los responsables de la triunfante La casa de papel.

Un reparto sólido en el que destacan las coprotagonistas, Irene Arcos y Verónica Sánchez, arropadas por unas estupendas Marta Milans, Judit Ampudia y una añorada y recuperada Cecilia Roth en una especie de Barbara Cartland rezumante de sarcasmo, con el inestimable contrapunto de Álvaro Morte, Roberto Enríquez y Miquel Hernández, personajes que desarrollan historias y situaciones que permiten enriquecer el recurrente conflicto sentimental.

A todo ello hay que añadir una realización y fotografía impecables con una muy destacable labor del montaje que consigue que la historia fluya suavemente pese al necesario y continuo ir y venir temporal. La guinda la ponen las localizaciones: una Albufera como pocas veces se ha visto, hipnótica y natural, frente a una Valencia calatraveña, ostentosa y agobiante. La sencillez frente al artificio. El embarcadero se convierte así en un canto al amor con todas sus complejidades y en una de las mejores series de la temporada.

Estrenos de la semana Consulta el calendario completo
28lunes
29martes
1994
Movistar +
Temporada 3
30miércoles
31jueves
1viernes
See
See
Apple TV+
Estreno
2sábado
3domingo
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS