Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

El cine

Mézclense un tercio de dictador norcoreano, un tercio de amor por el cine y un tercio de ironía y el resultado es un curioso cóctel: la serie francesa 'Kim Kong'

Mézclense un tercio de dictador norcoreano, un tercio de amor por el cine y un tercio de ironía, agítese bien y añádale unas gotas de ternura y el resultado es un curioso y estupendo cóctel: Kim Kong (Sundance), una serie francesa que demuestra la importancia del guion además del infrecuente acierto de no alargar más de lo necesario el desarrollo de la trama: tres capítulos bastan para contar lo que se quiere contar.

Aunque en la serie no se cita el país asiático en que transcurre la acción, nadie duda de que se trata de Corea del Norte. Su despótico presidente Kim Jong-un, el Comendador en la ficción, quiere acabar con los Estados Unidos pero antes necesita publicitar su deseo. Escribe un guion propio de un niño de seis años en el que Kim Kong unirá su fuerza a la de los valientes campesinos para acabar con el monstruo imperialista. Su industria cinematográfica es un desastre por lo que decide secuestrar a un brillante realizador francés, autor de grandes taquillazos, para que dirija el filme o muera.

Kim Kong es, básicamente, una declaración de amor al cine. Las referencias a directores de la nouvelle vague son frecuentes. El protagonista vive en un hotel, lo que hacía Godard, y la citas de François Truffaut son constantes, sin despreciar, naturalmente, el cine de éxito pues al fin y al cabo es el que permite la continuidad de la industria. De hecho el protagonista de la serie podría ser el alter ego de Luc Besson, productor, guionista y director habituado a los grandes taquillazos. Nuestro ficticio realizador anhela dirigir una película "de autor". Finalmente lo consigue. En la pantalla aparece un dato: fue vista por 104 espectadores.

Una ficción sobriamente narrada y sobriamente interpretada que, una vez más, le supera la realidad: en 1977 el más importante cineasta surcoreano, Shin Shang-ok y su esposa, la actriz Choi Eun-hee, fueron secuestrados por orden de Kim Jong-il, padre del actual dictador y gran cinéfilo, para fomentar la industria cinematográfica nacional.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción