Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EP Musical BLOGS Por FERNANDO NAVARRO

Una joya a descubrir llamada Joel Sarakula

El músico australiano, que estará de gira por España, ofrece exquisitos artefactos sonoros de pop con tintes soul, funk y jazz

El mundo de la música está lleno de nombres desconocidos que bien merecen ser descubiertos. Joel Sarakula es uno de ellos. Es un pequeño regalo del pop británico actual.

Fechas de su gira

Jueves 7 de junio - Barcelona – Marula Café

Viernes 8 de junio - Madrid – Sala ElSol

Sábado 9 de junio – Zaragoza - La casa del loco

Domingo 10 de junio - Valencia- Loco Club

Aunque sea natural de Australia, Sarakula reside en Reino Unido desde hace años y es allí donde ha dado rienda suelta a sus fantasías sonoras, que beben tanto del pop, el jazz, el funky, la psicodelia y el R&B. Un tipo con una visión sonora exquisita que se define ciudadano del mundo. Su música no escapa a esta definición. Es un viaje colorido repleto de matices, tal y como acaba de demostrar en su reciente nuevo trabajo, Love Club.

El nuevo disco desprende un aroma de soul ligero de vieja escuela. Un sonido que podría encontrarse a medio camino entre el blaxplotation, que tan bien moldeó una mente creativa como Isaac Hayes, y el toque animado de Stevie Wonder. Asegura su creador que este disco tiene un espíritu cinematográfico y, a decir verdad, sus canciones remiten a pasajes bucólicos. Son un delicioso paseo para los oídos hasta el punto de anticipar el verano.

Love Club supone el tercer álbum de Sarakula, quien antes había publicado The Golden Age (2013) y The Imposter (2015), demostrando un buen hacer envidiable. Trabajos que le llevaron a formar parte de festivales como SXSW y Primavera Sound. En ellos había ya un refinado gusto por los arreglos. Con su tímida y fina psicodelia, hay algo en su música que recordaba a The Zombies, la gloriosa formación de las canciones redondas del pop inglés de los sesenta. Tienen ese punto de artefacto cuidado hasta el milímetro.

Love Club expande su campo de actuación y le convierten en un artista notabílismo. Un artista underground, cierto, pero de una calidad más que reseñable. Es lo bueno de la música: hay joyas siempre por descubrir, degustar como pequeños tesoros propios. Apunten una nueva, para todo aquel que no la conozca: Joel Sarakula.