Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Eurovisión: Siete dúos que, sin ganar, dejaron huella

Queden mejor o peor, Alfred y Amaia y 'Tu canción' pueden trascender más allá del festival

Festival de Eurovisión
Amaia y Alfred, en Lisboa. REUTERS

La final de Eurovisión del sábado 12 de mayo está a la vuelta de la esquina. España presenta este año un dúo, formado por Amaia y Alfred, que interpretarán Tu canción. A falta de tres días, hoy jueves, han caído en las casas de apuestas al puesto número 15, a mitad de la tabla. Pero tanto los temas como los artistas muchas veces trascienden más allá del festival. Repasamos otros dúos que en la historia de Eurovisión han tenido vida más allá del certamen. (Con la colaboración de OGAE -Organización General de Aficionados a Eurovisión, en sus siglas en francés-, que en España reúne a más de 2.000 seguidores del festival):

1. Países Bajos, 2014. Juntos, pero no bien avenidos, Ilse DeLange y Waylon concurrieron bajo el nombre de The Common Linnets (Los pájaros pardillos comunes). Su actuación intimista, cara a cara y con poca luz, contrastaba con la mala relación entre sus miembros, que incluso se alojaron en hoteles distintos. Quedaron segundos, la mejor posición de su país en los anteriores 40 años. Waylon, muy popular en su país es el representante de Países Bajos en la edición de este año. Eso sí, en solitario.

2. España, 1990. El éxito duradero de Azúcar Moreno. El dúo Azúcar Moreno obtuvo un meritorio quinto puesto, pero el éxito de Bandido se extendió más allá del certamen. La canción es, según Manuel Martos, de OGAE, una de las que más suenan en el Euroclub, el recinto (“una especie de discoteca”) que reúne a los seguidores del festival en los días previos a la celebración de la final. La coreografía del dúo de las hermanas Salazar permanece en la memoria de los fans, y la siguen emulando 28 años después.

3. Israel, 2009. Un dúo árabe-judío reivindicativo. La cantante judía Noa fue elegida por la televisión israelí para representar a su país, pero ella quiso asistir acompañada de la intérprete Mira Awad, árabe. Su canción There must be another way (Tiene que haber otro modo), con fragmentos en hebreo, árabe e inglés, se convirtió en un himno por el entendimiento entre las comunidades en conflicto, con estrofas como “Y cuando lloro, / lloro por nosotros dos. / Mi dolor no tiene nombre”. Eso sí, se quedaron en una modesta 16ª posición entre los 25 finalistas.

4. Bélgica, 1973. Precursores de lo friki, el matrimonio formado por Nicole y Hugo apareció en escena con dos monos morados idénticos, pedrería e imposibles mangas acordeonadas. La canción Baby, baby no tuvo ningún éxito. Quedaron en el puesto 17, el último en aquella edición, y solo tuvieron cierto aprecio entre los votantes de España y Mónaco, que les dieron seis puntos cada uno. Pero en el 50º aniversario del concurso, celebrado en 2005 en Copenhague, los organizadores se acordaron de ellos y los invitaron a repetir su actuación y su vestuario.

5. Dinamarca, 2000. El éxito les toca a otros. Los hermanos Olsen interpretaron en Estocolmo su canción Fly On The Wings of Love y se hicieron con el primer puesto con 195 puntos. Sin embargo, la canción no se popularizó en sus voces, sino en una versión de baile del grupo catalán XTM, con la voz de la cantante Annia, que se alzó con el número 8 de la clasificación de singles en Reino Unido. Versión de Eurovisión: Versión de Annia:

6. Italia, 1984. Calidad sin premio. Entre los seguidores de Eurovisión queda en el recuerdo la interpretación de los italianos Alice y Franco Battiato junto con Alice. Con una puesta en escena sobria, vestidos en rigurosos blanco y negro, interpretaron una canción del compositor, I treni di Tozeur, que solo logró un quinto lugar, pero que pronto se convirtió en un éxito comercial en su país.

7. Dinamarca, 2010. Éxito del cliché. La canción In A Moment Like This, del dúo Chanée & N’evergreen se basaba en la fórmula clásica de estrofa, estribillo y final orquestal apoteósico. El cliché funcionó, y los daneses quedaron cuartos gracias a un enorme conocedor del concurso, el compositor sueco Thomas G: son, que ha compuesto más de 90 canciones concursantes y que finalmente, dos años más tarde, conseguiría el primer puesto, para Suecia, con la canción de baile Euphoria, que luego alcanzó el éxito en las pistas.

Fe de errores

En una versión inicial se indicaba que en 1973 Polonia otorgó seis puntos a Bélgica, cuando en realidad fue Mónaco.

Más información