Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

‘Black Mirror’ ofrece realidades paralelas para el ‘procés’

La serie se promociona de nuevo con Cataluña, ahora con la guerra de banderas en los balcones

Netflix parece haber hallado un filón en el proceso secesionista catalán para promocionar sus series, especialmente Black Mirror, que ya se encuentra en su cuarta temporada. Tras emplear a Mariano Rajoy y las cargas policiales del 1-O en un anuncio de la serie sobre la interrelación máquina-humano, ahora juega con la guerra de banderas en los balcones de Cataluña -sobre todo en Barcelona- para promocionar de nuevo el producto. Ahora va de las realidades paralelas.

La aclamada serie de ciencia ficción, que plantea escenarios en los que la humanidad se enfrenta a los retos que imponen los avances tecnológicos, juega ahora con los flechazos amorosos, la exhibición de banderas independentistas y españolas de los últimos meses y cómo el cerebro busca la realidad menos incómoda posible. Todo tratado con una enorme dosis de sorna

Los protagonistas del vídeo promocional son un hombre y una mujer que viven con sus balcones frente por frente en la misma calle de una ciudad indeterminada que se supone catalana. Él luce la bandera española y ella, la estelada. Pero una lentilla y un implante pueden hacer que todo cambie, ya que "una exposición continuada a elementos que no se adaptan a nuestra visión del mundo afecta negativamente el bienestar". Por ello este metaanuncio afirma que este dispositivo utópico "adapta el mundo exterior para armonizarlo con tu interior".

Y así, ambos se hacen ojitos al adaptar sus respectivas banderas y verse reconocidos como miembros del mismo grupo. "Vuelve a disfrutar plenamente el mundo a tu alrededor. Tú decides", concluye el vídeo promocional, que cierra un emoticono de grandes risas. La cuarta temporada de Black Mirror está disponible desde el 29 de diciembre en Netflix.

Más información