Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La economía enfermiza

Lluís Boada reivindica la dimensión social de la ciencia y alerta sobre las actuales contradicciones del capitalismo

Un inmigrante se calienta  junto a una hoguera en Belgrado.
Un inmigrante se calienta junto a una hoguera en Belgrado. AFP/ Getty

En forma de carta a su hija, el economista Lluís Boada se dirige a los jóvenes para explicarles la economía como algo inseparable de las humanidades y con la intención de desentrañar las contradicciones de un sistema capitalista —en el que se desarrollan esos jóvenes— que da señales palpables de agotamiento. El capitalismo actual encierra una paradoja trágica: ser el único sistema validado como efectivo en la sociedad moderna y, al mismo tiempo, ser el causante de un deterioro moral, medioambiental, económico, político y cultural que lo conducen a su colapso final.

Isaiah Berlin distinguía a las personas entre erizos y zorros. Los primeros sabían mucho de una sola cosa, mientras que los zorros estaban menos especializados pero sabían de casi todo. Uno de los problemas centrales de la profesión de economía en nuestros días es que hay muchos erizos y pocos zorros, y ese es el origen de su desprestigio: no entienden el conjunto. Boada es un zorro, como lo demuestra su currículo (estudioso de la economía, de la medicina, de la pintura y el arte) y su obra (tesis doctoral sobre el pintor Manuel Humbert, textos sobre economía, planificación urbana, medio ambiente…). Ello le ha llevado a escribir el libro sobre La senectud del capitalismo, en el que se combinan la pedagogía y el sentido común como metodologías de la reflexión que aporta.

Su descripción del sistema que fue y ha llegado a ser recuerda a los análisis que hace Keynes sobre lo que debe ser “la buena vida”. El capitalismo comprensible coincide con el abecé de la economía: tratar de ganar lo merecido, vivir bien pero sin excesos ni derroches, ahorrar lo posible, recibir una retribución justa por depositar el ahorro en una entidad financiera (por ejemplo del 2%) mientras esta misma entidad prestaría esos ahorros a gente emprendedora a un tipo de interés discreto (por ejemplo, el 4%); con esos ahorros convertidos en capital y con buenas ideas y entusiasmo, los emprendedores podrían ganar un 8%, un 10% o un 15%, beneficio suficiente para pagar los intereses e ir devolviendo el préstamo al banco, con lo que éste abonaría lo comprometido y aun podría dedicar un 2% a ampliaciones o a obras sociales. Con el excedente, el emprendedor podría desarrollar su empresa y ganar autonomía financiera. ¿En qué momento ésta dejó de ser una economía saludable con crecimientos sólidos, aunque no espectaculares, y se rompió el equilibrio del sistema?

Boada explica a los jóvenes que la principal ideología económica de nuestro tiempo se compone de dos elementos: los derechos humanos y la lucha medioambiental. Los derechos humanos aplicados al terreno económico significan la reivindicación de la ciudadanía social: tener los suficientes medios para vivir una existencia digna en relación con los estándares de la época y reivindicando la herencia social, el legado de quienes han peleado durante siglos por la dignidad humana y por dejar detrás de ellos un mundo mejor del que encontraron al nacer.

Hace tiempo que ecólogos y economistas advierten de la imposibilidad de un crecimiento ilimitado: el límite exterior a la economía viene dado por la necesidad de respetar la naturaleza, pues no hacerlo traería consecuencias nefastas para las generaciones actuales y futuras. El problema más preocupante de hoy es el cambio climático.

El autor da un sabio consejo a sus lectores, que parece contradictorio con los mensajes de los economistas del establishment: que eviten la embriaguez de la acción. Para ello traslada al Charlot de Tiempos modernos desde la máquina en que ajusta tornillos a un ritmo imposible a la soledad de la habitación o del despacho de quien trata de manejar las nuevas tecnologías, saltando del teléfono a la tableta, al ordenador, plays, robots y drones varios… La reflexión merece continuarse.

COMPRA ONLINE 'LA SENECTUD DEL CAPITALISMO'

Autor: Lluís Boada.

Editorial: Libros (2017).

Formato: versión kindle y tapa blanda (200 páginas).

POR 17,58€ EN AMAZON