Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Series en ruta / 4

Islandia, un paseo Más allá del Muro de ‘Juego de tronos’

Visitamos algunas de las localizaciones reales de la serie en la isla europea

Islandia es tierra de salvajes. Es donde habitan los temibles caminantes blancos y su ejército de zombis. Pero también por allí se han visto dragones e incluso ha habido tiempo para que surja el amor. Siete temporadas de Juego de tronos han dado para mucho. La serie de HBO ha grabado en Islandia en casi todas las temporadas, a excepción de la primera y la sexta. Este país da a series y películas el entorno perfecto para recrear paisajes imposibles de encontrar en otros lugares gracias a una naturaleza llena de desiertos, montañas, glaciares, volcanes y cascadas. Invitados por HBO con motivo del lanzamiento en DVD y Blu Ray de la séptima temporada de la serie, EL PAÍS recorrió a finales de octubre algunas de las localizaciones que han servido de escenario natural para Juego de tronos en Islandia. Einar Sveinn Thordarson, responsable de localizaciones de la serie en este país, nos hizo de guía para explicarnos algunos de los secretos del rodaje.

- Thorufoss

Si empezamos la ruta desde Reikiavik, esta cascada es la localización de la serie más cercana. En el capítulo 4x06, un pastor está tranquilamente con sus cabras mientras que un niño tira piedras por un acantilado. De repente, el niño mira abajo y sus ojos como platos nos dicen que algo pasa: se acerca un dragón con malas intenciones. Su fuego quema a las cabras y se lleva una de ellas con sus garras. "Trajimos unas 20 cabras aquí, había cabras por todas partes, tuvimos que poner unas vallas para que no se fueran", recuerda Einar Sveinn Thordarson de aquel rodaje un día de verano, con un clima bastante bueno. Aunque solo son unos segundos en la serie, el rodaje se alargó durante todo un día porque había que tener en cuenta la iluminación de la escena para poder recrear en ordenador el dragón. "La gente de efectos especiales son bastante misteriosos", bromea Thordarson. "Había un tipo sujetando una bola y habían marcado ciertos puntos, pero nada hacía suponer que eso sería un dragón. Es todo bastante mágico".

Islandia, un paseo Más allá del Muro de ‘Juego de tronos’

- Thingvellir

Arya y El Perro caminan por los cortados de este Parque Nacional en el capítulo 4x08 hasta llegar a la Puerta de la Sangre, que se incluyó en la serie en postproducción. "Fue un día especialmente caluroso, todos tenían que quitarse los abrigos", recuerda Thordarson del rodaje de esta secuencia en un paraje por el que suelen pasar turistas camino de una cascada, lo que obligó a cerrar el acceso a visitantes para que no se colaran en la escena.. Para aquella ocasión, acondicionaron el suelo, lleno de piedras, rocas y desniveles, para que diera la impresión de ser un camino más cuidado.

Islandia, un paseo Más allá del Muro de ‘Juego de tronos’

- Mount Hengill

Cerca del Parque Nacional de Thingvellir se encuentra el volcán donde se rodó el encuentro entre Arya y el Perro y Brienne y la lucha entre estos dos últimos en el capítulo final de la cuarta temporada. "Fue una localización que apareció de repente porque desde la carretera no se ve", cuenta Thordarson. La lucha entre Brienne y el Perro supuso tres días de ensayos antes de ponerse manos a la obra a grabar. Del rodaje aquí, el responsable de localizaciones destaca el buen clima que, de nuevo hizo durante la grabación, que de nuevo fue en verano, y cómo el deseo de los responsables de la serie de rodar en lo alto de rocas y peñas complicaba las cosas. "No fue fácil, tenían que subir el equipo de rodaje con cuerdas", rememora señalando una roca a nuestro lado desde donde se tomaron algunas de las escenas de la lucha. Para la cuarta temporada, Juego de tronos visitó durante dos semanas siete localizaciones en Islandia, pero en algunos casos, ni siquiera el responsable de localizaciones en este país es capaz de identificarlo en pantalla: "usan algunas tomas aquí y allí y a veces es tan breve que ni se reconocen".

Islandia, un paseo Más allá del Muro de ‘Juego de tronos’

- Dryhólaey

Cogemos la carretera para visitar algunas de las localizaciones que Juego de tronos grabó en el sur de la isla para la séptima temporada. A dos horas y media, aproximadamente, de Reikiavik, y gracias a la compañía Midgard Adventure, especializada en enseñar Islandia desde otro punto de vista, nos subimos a un jeep gigante para ir camino del Muro tal como aparece en la séptima temporada. El turístico y precioso paraje de Dryhólaey tiene una isla de arena negra a la que llegan Jon Nieve y Jorah Mormont cuando van al Muro al final del 7x05. El acantilado al final de la playa se convirtió en el Muro, cuya altura se multiplicó unas 10 veces con efectos visuales. En este mismo lugar se grabó el impactante final de la séptima temporada (ojo, spoilers), con los caminantes acercándose por una irreconocible playa y un Muro que empieza a caer por el ataque del dragón que ahora maneja el Rey de la Noche.

Unas 100 personas se trasladaron aquí para el rodaje en marzo de 2017. El equipo se organizó en dos campamentos base para rodar durante un par de días. "Había mucha agua y no podíamos llegar en coche hasta donde queríamos", por lo que se tuvieron que conformar con acercarse lo más posible y caminar después. "Recuerdo que el último día de grabación estaba gris y lloviendo y, de repente, poco a poco fue clareando y salieron rayos de sol. Fue tan mágico que fue una forma genial de cerrar el rodaje", recuerda Thordarson sobre el rodaje en una localización que siempre fue de las favoritas para grabar estas escenas. "Miramos otras pero esta tenía todos los elementos que necesitábamos. Estaba compuesta de la forma necesaria, era suficientemente alta, una playa con un acantilado al final...". En esta ocasión no pudieron cerrar el lugar completamente al turismo. "No sabían qué estábamos grabando exactamente, pero algunos sí que publicaron en Instagram fotos diciendo que estábamos aquí".

Islandia, un paseo Más allá del Muro de ‘Juego de tronos’

- Stakkholtsgja

Esta área, a la que se llega en jeep tras vadear varios riachuelos (cuando fuimos nosotros eran pequeños riachuelos, cuando fue Juego de tronos el caudal era bastante mayor), acogió el rodaje de la serie durante una semana en pleno invierno. Entre estos cortados, y sobre una importante capa de nieve, caminaron Jon Nieve y el pequeño grupo de aventureros que se adentraron Más allá del Muro con el objetivo de capturar un muerto para demostrar a Cersei que ese peligro del que hablan no es un mito sino una realidad. Cuando nosotros lo visitamos es un paraje verde, frío pero con buena temperatura en un día especialmente soleado y muy tranquilo. Cuando rodaron el panorama era muy diferente. "Había mucha nieve y mucha más agua que ahora. Toda la nieve era real. Para llegar aquí necesitamos máquinas que rompieran el hielo". Para cruzar el río que atraviesa este cañón, y que a finales de octubre se podía pasar a pie, tuvieron que poner puentes artificiales. El equipo se alojó en dos localidades pequeñas cercanas. "Yo conocía este lugar y pensaba que les gustaría. Les mandamos fotos para ver si encajaba", cuenta Thordarson. Sí que lo hizo y aparece en varios momentos a lo largo de la caminata del capítulo 7x06.

Arriba, este lugar en la serie. En el medio, durante el rodaje del capítulo, con el puente que tuvieron que instalar. Abajo, su estado a finales de octubre, sin rastro de nieve y mucha menos agua.
Arriba, este lugar en la serie. En el medio, durante el rodaje del capítulo, con el puente que tuvieron que instalar. Abajo, su estado a finales de octubre, sin rastro de nieve y mucha menos agua.

- Gígjökull

En la ladera del glaciar, junto al volcán Eyjafjallajökull (aquel que sembró el caos en Europa en 2010 al entrar en erupción), también grabaron algunas escenas de la séptima temporada de "caminar y hablar", pero el responsable de localizaciones no acierta a decir cuáles exactamente. "No podíamos grabar en el cañón y no grabar aquí también", justifica. "Logísticamente era complicado, había que cruzar un par de ríos y era invierno".

Islandia, un paseo Más allá del Muro de ‘Juego de tronos’

- Kálfastrandavogar

Tras tomar un avión hasta la ciudad de Akureyri, vamos a visitar las localizaciones en el norte del país en un tour que se puede contratar en The Traveling Viking y que incluye guía, transporte, comida y entrada a las piscinas naturales de Myvatn. Además, cuenta con el visto bueno de los responsables de la serie. Las rocas de lava sueltas aquí y allá le dan un aire peculiar al lago Myvatn en este área por donde Sam y los salvajes caminaron entre la nieve en el 3x02. Como cuentan las guías del tour, el rodaje en esta zona transcurrió a lo largo de tres semana en noviembre de 2012. Aunque algunos hoteles de los pocos que hay en esta zona cierran en invierno, abrieron para alojar al equipo de la serie. La pequeña ruta a pie termina en una zona por la que también pasaron Ygritte y Jon justo antes de que la salvaje salga corriendo para entrar en una cueva (sí, ESA cueva) y él vaya detrás de ella.

Islandia, un paseo Más allá del Muro de ‘Juego de tronos’

- Dimmuborgir

Cerca de esta área repleta de formaciones de lava se encontraba el campamento de Mance en la serie. En esta ocasión, no encontraron nieve cuando grabaron y tuvieron que ponerla artificial. Nos encontramos ahora al este del lago Mývatn en una zona por la que merece la pena dar un paseo tranquilo entre cuevas y formaciones rocosas, un lugar sobre el que hay leyendas como que en un tiempo pasado fue residencia de duendes y gnomos e incluso que las rocas que se encuentran en determinados lugares son trolls a los que la luz del sol les pilló desprevenidos en plena fiesta.

Islandia, un paseo Más allá del Muro de ‘Juego de tronos’

- Grjótagjá

Llegamos a la cueva más famosa de Juego de tronos. Durante décadas, en las aguas termales que hay en estas cuevas se podía disfrutar del baño, pero las erupciones volcánicas de los años 70 y 80 calentaron tanto el agua, hasta cerca de los 60 grados, que hizo que se prohibiera el baño. Ahora se encuentra a algo más de 40 grados, pero sigue siendo peligroso bañarse en ella. De hecho, si alguien con gafas, como es el caso de quien escribe, entra en ellas, los cristales se empañan instantáneamente. Por eso no es de extrañar que todo lo que tiene lugar dentro de la cueva entre Jon e Ygritte se grabara en plató, aquí solo se rodó la entrada a la cueva.

Cuando llegamos a este lugar estábamos solos, pero en la media hora que estuvimos aquí llegó una docena de coches, y todos ellos iban buscando la cueva de Juego de tronos. "Es un buen lugar para consumar", se oye entre los turistas. Eso sí, la gran mayoría visita la cueva equivocada: con el coche se llega a una cueva con dos entradas, pero en realidad, la serie grabó en otra cueva un poco más a la izquierda. No hay mucha diferencia entre las dos cuevas, pero la original es la otra.

Islandia, un paseo Más allá del Muro de ‘Juego de tronos’

- Námaskarð

Última parada en este recorrido por localizaciones islandesas de Juego de tronos. La tercera temporada comienza con Sam huyendo en medio de una tormenta de nieve. Los caminantes le atacan y un grupo de hombres que acompañan al comandante Mormont le salvan. En realidad, la ventisca y la niebla que se ve en la serie no es tal, sino que son los humos de sulfuro que salen de las chimeneas de este lugar maravilloso para la vista pero terrible para el olfato. Manantiales sulfurosos, fumarolas y piscinas de barro componen el paisaje de este espacio, muy visitado por el turismo y que, irreconocible, aparece también en la serie.

Islandia, un paseo Más allá del Muro de ‘Juego de tronos’

Más información