Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dos Ewan McGregor por el mismo ‘Fargo’

El actor interpreta a dos hermanos en la última entrega de la serie basada en la película de los Coen

Michael Stuhlbarg y Ewan McGregor en la tercera temporada de 'Fargo'.

Como muchos otros amantes del cine, el actor Ewan McGregor es de los que no entendía el fenómeno Fargo en televisión. “Me parecía una idea estúpida lo de basar una serie de televisión en una película tan querida”, recuerda, en conversación con EL PAÍS. Lo decía cuando no había visto ni un episodio, aunque la cosa no mejoró cuando, ante la sugerencia de un productor amigo, empezó a ver la serie por su segunda temporada. “¡No sabía qué coño estaba viendo! Algo tan violento y tan épico”, rememora. Lo dice todo a toro pasado, porque ahora es él quien protagoniza la tercera temporada de Fargo (Movistar Series) y además por partida doble ya que interpreta a sus dos protagonistas. Y está encantado con la serie.

“La primera temporada también me gustó, pero cuando leí el guión de Noah Hawley para la tercera fue cuando me di cuenta de su capacidad para recrear el mismo sentimiento y la misma atmosfera del verdadero Fargo pero sin ninguno de los personajes originales. Y me pareció brillante. Además, la posibilidad de interpretar a dos hermanos que no son gemelos me encantó. Eso es algo que no se busca, se encuentra. Lo que uno busca es un buen guion. Interpretar dos papeles es la guinda”, se explaya con el mismo entusiasmo con el que inicialmente vertía sus críticas.

El actor escocés, de 46 años, ha hecho muchas cosas a lo largo de sus 25 años de carrera: De yonqui en Trainspotting (1995) o de Jedi en los tres primeros episodios de La guerra de las galaxias. Ha cantado en Moulin Rouge (2001) y se ha metido en el agua en La pesca del salmón en Yemen (2011). Pero televisión, la justa. Hasta esta tercera temporada de Fargo donde recuperó en otro medio la pasión que solía tener por el cine. “Es un diálogo muy preciso y a la vez mis personajes nunca acaban una frase pero ¡ay de mí si cambio una coma! Todo lo que escribe Noah es muy específico, con una gran inteligencia y donde las situaciones no pueden ser más absurdas, violentas y cómicas a la vez, y además tan realistas”, detalla.

Mary Elizabeth Winstead y Carrie Coon en la tercera temporada de 'Fargo'.
Mary Elizabeth Winstead y Carrie Coon en la tercera temporada de 'Fargo'.

Además estuvo el reto de interpretar a Ray y a Emmit, los hermanos Stussy, entre los que apenas queda vínculo, y en el centro de la trama. McGregor habla de sus nuevas creaciones con el mismo amor que si fueran Obi-Wan Kenobi o el drogata de Renton. “Ray es mi preferido. Puede ser un cabrón con los demás pero está tan enamorado de Nikki (Mary Elizabeth Winstead) que junto a ella es otro hombre, formando una extraña y brillante pareja”, detalla. Un amor que le costó unos cuantos kilos además de forzarle a raparse a diario la cabeza para mostrar unas amplias entradas. “Lo de ganar peso suena mejor de lo que es”, se queja de una dieta que le dio ardor de estómago durante cuatro meses. Además acababa de rodar Trainspoting 2 entonces y estaba en mejor forma que nunca. Pero ganó el peso debido (“especialmente para la escena de la bañera”, detalla) y el resto se lo dieron las prótesis que se puso a diario para construir su Ray. A Emmit lo encontró entre las fajas, un personaje corpulento pero sin gordura que le forzó a cincharse en una camiseta de licra debajo del vestuario.

“Los mejores consejos para Emmit me los dio Trump. Un capitalista siempre dispuesto a culpar a otro, al que no le gusta que le pillen en falta y listo para exprimir hasta el último centavo de cualquiera. Los días que rodaba como Emmit el equipo no me hablaba tanto”, recuerda. Contra lo que no encontró cobijo fueron las bajas temperaturas de un rodaje en Calgari (Canadá) a 29 grados centígrados bajo cero. “Menos mal que como la acción transcurre en Minnesota nunca tuve que rodar en bañador”, bromea contento de salir del infierno blanco.

Una espina apellidada Coen

“Lo que aprendí como director es que aquí me tienes haciendo televisión”, se ríe Ewan McGregor. El intérprete se puso por primera vez detrás de las cámaras con American Pastoral. La película basada en la novela de Philip Roth en la que también trabajó como actor no funcionó ni entre la crítica ni entre el público. “Nadie fue a verla así que dije, que les jodan, y me puse a hacer televisión”, asegura. Fue una decisión tajante aunque no permanente. No tiene intenciones de regresar a la realización pero hay otros proyectos cinematográficos en cartera como la versión de imagen real de Winnie The Pooh y Zoe. También hay una espinita clavada:. “Me gustaría trabajar con los Coen. Me encanta la sencillez de sus historias. Pero nunca me han ofrecido un papel, lo cual ya jode”.

Más información