Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Se acabó

El último capítulo de 'Lost' no es el único último capítulo que se recuerda con rabia, ni mucho menos

Imagen del último capítulo de 'Lost'.
Imagen del último capítulo de 'Lost'.

Estamos en plena temporada de finales: muchas series se despiden en mayo y junio, algunas hasta dentro de unos meses y otras para siempre. Como también es habitual por estas fechas, se ha recordado el final de Lost (Perdidos). Siete años ya. Y aún hay gente enfadadísima. Sacas el tema y se les pone la cara roja de ira. Parece que se les vaya a caer un ojo.

No es el único último capítulo que se recuerda con rabia, ni mucho menos. Si buscamos “final decepcionante de serie” en Google, encontramos textos que mencionan Girls, Dexter, Seinfeld, Los Soprano, Un paso adelante, Cómo conocí a vuestra madre e incluso hay algún sacrílego que se atreve a faltarle al respeto a Futurama.

Es casi imposible que el final de una serie guste. Sí, puede ser un último episodio más o menos correcto, cerrando tramas y demás. Pero lo habitual es que no esté a la altura. Que al final te encojas de hombros y pienses: “Tanto rollo para esto. Tengo que volver a ver películas”.

Normal. Es muy difícil que los últimos 42 minutos de una serie respondan a todas las expectativas creadas durante años. En el caso de Lost, estamos hablando de seis temporadas y más de 80 horas. Y eso por no hablar de todo el tiempo dedicado a leer en blogs y foros cientos de teorías que intentaban dar respuesta a todos los interrogantes abiertos por los guionistas, que a su vez parecían sentirse obligados a sorprendernos a todos.

Por cierto, Damon Lindelof, que firmó el final de Lost, se enfrenta a un nuevo cierre del que unos cuantos estamos muy pendientes, el de The Leftovers, que se emitirá el 4 de junio en HBO y Movistar +. La serie es estupenda y está llena de inquietantes enigmas filosóficos. ¿Contestará a alguno de ellos? ¿O tal y como se ha planteado la trama nadie espera soluciones concretas? ¿Puede una pregunta ser un buen final? ¿Qué hora es? ¿Por aquí pasa el 224?

Recibe el boletín de televisión

Todas las novedades de canales y plataformas, con entrevistas, noticias y análisis, además de las recomendaciones y críticas de nuestros periodistas
APÚNTATE

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Jaime Rubio Hancock

Es el editor de boletines de EL PAÍS y columnista en 'Anatomía de Twitter'. Antes pasó por Verne, donde escribió sobre redes sociales, filosofía y humor, entre otros temas. Estudió Periodismo en la UAB y Humanidades en la UOC. Es autor del ensayo '¿Está bien pegar a un nazi?' (Libros del KO) y de 'El gran libro del humor español' (Arpa).

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS