Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

En las tripas de ‘First Dates’

Unas 100 personas trabajan en uno de los grandes éxitos de este año de Cuatro

Una nave de un polígono industrial de San Sebastián de los Reyes (Madrid) ha pasado de servir para fabricar muebles a ver cómo, con un poco de suerte, surge el amor en su interior. Desde la calle nadie diría que dentro se encuentra el restaurante más famoso de Cuatro, aquel en el que Carlos Sobera recibe a los comensales protagonistas de First Dates (de lunes a sábado, 21.30), el espacio revelación de la cadena este año y que prepara un equipo que ronda las 100 personas en las tres plantas de este edificio.

Desde que se estrenó en el pasado abril, y gracias al empuje que cobró en verano, First Dates, cuyo original británico ha ganado este año el premio Bafta al mejor reality, no ha parado de crecer en audiencia y en noviembre ha rondado los 1,6 millones de espectadores de media, con sus mejores datos hasta ahora. Entramos en las tripas de First Dates para ver cómo se cocina el programa.

Su restaurante abre cada día de grabación a las 11.00 y el servicio termina en torno a las 19.00. Por sus mesas pasan entre nueve y 10 citas reales diarias, participantes del programa que están acompañados por varias parejas más de figurantes. Carlos Sobera es el encargado de recibir a los comensales. "Es muy empático y da seguridad y confianza. Es alguien muy familiar para todos nosotros", le describe Yolanda Martín, directora del programa. "Buscan complicidad, porque están pasando por un momento muy inseguro, y necesitan compartir las emociones que están sintiendo", añade Sobera sobre su función. Aunque lo ve casi todo desde la barra, a veces se acerca a las mesas para comprobar cómo transcurren las citas. O incluso anima a los comensales a participar en juegos como darse las manos mirándose a los ojos durante unos segundos y tocarse las mejillas mutuamente. Todo sea por romper el hielo. "Eso igual luego no lo ve el espectador, pero también es necesario. Nos estamos convirtiendo en un restaurante temático del amor", dice Yolanda Martín.

Carlos Sobera y Yolanda Martín, presentador y directora de 'First Dates'.
Carlos Sobera y Yolanda Martín, presentador y directora de 'First Dates'.

"Somos como el algoritmo de Meetic pero en persona", bromea la directora del programa. Se refiere al equipo de seis personas responsables de cruzar las parejas, una tarea nada sencilla dados los cerca de 100 formularios que reciben al día. Aseguran que logran aproximadamente un 50% de aciertos. "Hay mucho de profesionalidad, un equipo con muchos años dedicados a esto, pero también entran factores que no puedes controlar", añade. Este grupo de personas tiene su lugar de trabajo en la primera planta, donde se encuentran redacción, casting, producción y edición.

Cuando los participantes llegan al edificio, uno de los miembros de la pareja espera en la planta baja, mientras que otro lo hace en el segundo piso. Se verán por primera vez en la barra, con Sobera y el barman Matías como testigos. ¿Se paga a los participantes? "El dinero que cuesta la cena se lo damos nosotros, y también una compensación laboral —unos 100 euros—. No es un caché, solo es el día que pierden de trabajo", aclara Yolanda Martín.

Sala de control de 'First Dates'.
Sala de control de 'First Dates'.

En el sótano del edificio se encuentra la sala de control, "el cerebro de todo esto", como lo describe María García, responsable de realización del programa. Aquí, 12 personas siguen atentas lo que registran las 32 cámaras que, situadas estratégicamente —casi todas a la vista, pero discretas—, graban todo lo que ocurre en el transcurso de las tres citas que se suceden de forma simultánea en el restaurante. No se corta nunca. Aquí se registra y se sigue todo lo que ocurre como si de un reality se tratara. Para el trabajo de edición posterior y lograr reducir los casi 100 minutos de cita a 12 minutos en televisión, es fundamental el trabajo que se hace en ese momento por parte del área de contenido, también responsable de hacer las entrevistas finales a los comensales, primero por separado y, después, juntos.

Ahí llega la gran pregunta: ¿tendrías una segunda cita? El equipo que se encuentra en el control no escucha esta respuesta, y se enterarán del veredicto final a través de un grupo de whatsapp. "Nos mandamos corazones o corazones partidos para saber cómo ha ido al final, porque a veces hay sorpresas", dice Yolanda Martín.

Redacción del programa.
Redacción del programa.

A partir de ahí, lo que ocurra depende de los participantes. Unos no se vuelven a ver. Otros volverán a quedar. Incluso algunos, como Cristian y Cristina, han llegado a casarse tras conocerse en First Dates, una boda a la que fue invitado gran parte del equipo del programa. El día en el que EL PAÍS visita el programa, su directora está especialmente contenta. "Está siendo un buen día, las citas fluyen y hay movimiento". Los cupidos de Cuatro han vuelto a acertar con sus flechas.

Cena a la carta

En las tripas de ‘First Dates’

La carta de First Dates va variando en función de la temporada. Ahora, los comensales pueden elegir entre primeros platos con nombres tan sugerentes como Alma afrodisíaca (almejas al estilo oriental), El enroque del amor (torre de verduras al provenzal con tapenade y brotes silvestres) o Aliento mediterráneo (ensalada de capresse con crujiente de plátano y aroma de menta) y segundos como Amor galego (pulpo a la gallega), Sabores subterráneos (ravioli de setas con salsa de parmesano y trufa) o Furia templada (entrecot a baja temperatura servido con dados de boniato y chalota). Un menú elaborado por un restaurante especializado en catering gourmet que llega al restaurante precocinado a falta del último toque y que tiene un precio de 40 euros por cita. 

Más información