Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
¿POR QUÉ CREER EN LOS LIBROS?

“Los libros nos hacen libres, es decir, felices”

Los tres editores de Expediciones Polares se creyeron trasuntos del explorador Shackelton y sus hombres

Los expedicionarios eran aquellos héroes disfrazados de aventureros que pretendían hacer de su búsqueda un relato épico. Eva Rivera, Iban Petit e Ivan Rivera, los tres editores de la editorial donostiarra Expediciones Polares, se creyeron trasuntos de Shackelton y sus hombres. Tan valientes como ellos, se lanzaron al mundo editorial. Uno inexplorado en su caso, con mucho por descubrir. “Nuestro nombre hace referencia a esas expediciones del S.XX y sus famosas propuestas en los periódicos que tanto llamaban la atención”, afirma Petit. El anuncio al que hace referencia se publicó en la prensa de 1914 y decía lo siguiente: 'Se buscan hombres para un viaje peligroso. Sueldo bajo. Frío extremo. Largos meses de completa oscuridad. Peligro constante. No se asegura retorno con vida. Honor y reconocimiento en caso de éxito'. Del mismo modo que a Shackleton le asustaba la Antártida, a los editores donostiarras les asustaba un saturado mercado editorial que no conocían: “Sabíamos que en esta industria nos encontraríamos con cosas preciosas y con cosas que todavía no se habían descubierto pero no sabíamos si íbamos a regresar vivos o muertos de esta aventura”. Como Shackelton.

“Los libros nos hacen libres, es decir, felices”

Los editores ya no recuerdan cuántos ni cuándo se juntaron para acometer sus proyectos culturales, pero un día lo hicieron y comenzaron a buscar historias y mundos que hasta entonces no sabían sido visitados por nadie. “La editorial nace en julio de 2015 y éste es el sexto o séptimo proyecto que hemos lanzado, pero es el primero en el ámbito literario. Sí habíamos trabajado en el cine y la música pero también habíamos fantaseado con esa idea de crear una editorial”, comenta Petit. Como expedicionarios responsables no inauguraron la editorial hasta no dar con una idea de catálogo lo suficientemente válida. Un catálogo cruzado por una única idea: la libertad. “No tenemos una línea editorial marcada. Tenemos una línea de narrativa y luego otra en la que publicamos historias, ensayos, biografías que nos conmuevan y agiten interiormente, pero no nos cerramos a una serie de formatos determinados”, explica el editor. Todo ello con una única condición: “Sólo publicamos a autores vivos con los que podamos conversar y que ellos participen en todo el proceso de publicación del libro”.

El gran éxito en este año y medio de vida ha sido precisamente una biografía. Y no una cualquiera: Gainsbourg: Elefantes rosas, un libro de Felipe Cabrerizo que da buena cuenta de la vida extraordinaria de este poeta maldito y provocador que se bebió todo el alcohol de los bares de la rive gauche de París. “Vamos ya por la tercera edición con miles de ejemplares vendidos. Es un libro que nos ha permitido entrar en los medios y hacernos un hueco, de manera que otros autores desconocidos tengan un canal que este libro ha conseguido abrir”, afirma Iban Petit, que como autor, también ha publicado un par de libros en su editorial: Anotaciones circulares y Los abismos.

“Los libros nos hacen libres, es decir, felices”

Entre las dificultades a las que se han tenido que enfrentar estos emprendedores, no hay nada nuevo bajo el sol: “Estamos en un mercado saturado y endogámico que nos recordaba mucho al del cine, pero hemos encontrado menos problemas de los que pensamos. Quizás el de la distribución. Las mayores satisfacciones, sin duda, el trato con los libreros y una gran acogida en redes sociales”. En el este último aspecto ha destacado la novela de Lucía Baskaran, Partir, que narra las tribulaciones de una joven en sus círculos universitarios y eminentemente juveniles. “Partir ha conectado increíblemente con un público muy joven”, asegura Petit.

Como lector también apuesta por las editoriales pequeñas: “En mi opinión, quienes están editando en España los libros más interesantes son las editoriales independientes, rescatando obras de autores que merecen verdaderamente la pena. Ahí está, creo yo, la gran joya de la narrativa en nuestro país”. Entre esas obras de editoriales independientes se declara devoto de dos libros: Papeles falsos, de Valeria Luiselli (Sexto Piso) y Noviembre, de Luis Rodríguez (Tropo Editores).

Para Petit, finalmente, creer en los libros es una cuestión matemática. Casi, una regla de tres: “La literatura es la única disciplina artística y cultural que te permite un grado de evasión suficiente como para poner en marcha tu imaginación y tu libertad absoluta. Si eres libre eres feliz, así que los libros nos hacen felices”.