Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
OPINIÓN

Lo que pasó

'Cuéntame se emite -siempre en TVE- desde hace 15 años, y ha sobrevivido a tres gobiernos (Aznar, Zapatero y Rajoy)

Los Alcántara de 'Cuéntame'.
Los Alcántara de 'Cuéntame'.

El caso de Cuéntame como pasó es extraordinario. En la actualidad se está rodando la 18 temporada de una serie que se emite -siempre en TVE- desde hace 15 años, que ha sobrevivido a tres gobiernos (Aznar, Zapatero y Rajoy), que ha superado escándalos fiscales de sus protagonistas y que, pese a todo, sigue gozando del favor popular con una media de audiencia entre los 4 y los 5 millones de espectadores en sus mejores momentos.

Un fenómeno audiovisual de estas características sólo se explica desde unos guiones muy bien elaborados (la incorporación de Joaquín Oristrell como coordinador de los mismos ha sido un acierto), unas ideas muy claras de lo que se quiere contar, un casting muy medido y funcional y una buena dosis de mucha suerte. Azcona lo explicaba muy bien: "Si en el cine (y la televisión, se puede añadir) se supiera de antemano lo que iba a tener éxito, los estudios serían del Banco de Santander".

La decimoctava temporada que ahora se rueda se ceñirá a los acontecimientos de 1985: el atentado en el restaurante El Descanso, primera barbarie yihadista en España; la anhelada entrada en el Mercado Común Europeo, del que nadie entonces podía prever que décadas después sería rechazado indistintamente por la extrema derecha y la extrema izquierda continentales o la primera huelga general contra un gobierno socialista, entre otros. Sigue, pues, con esa voluntad de fusionar realidad y ficción que ha convertido a la serie en una costumbrista crónica social, política y económica de los casi últimos cincuenta años del país y para lo que no se dudó, con un criterio selectivo, en utilizar material de archivo como, por ejemplo, en el atentado a Carrero Blanco o la muerte de Franco.

Tantos capítulos exigieron un reparto enorme: los Alcántara han sido arropados en su montaña rusa vital por cerca de 200 intérpretes cuyos papeles nacieron, crecieron, se reprodujeron y murieron. En resumen: real como la vida misma.

Más información