Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Comienza el rodaje de ‘Perdóname’ con Paz Vega y Stany Coppet

El malo de 'El Príncipe' sustituye a Leonardo Sbaraglia en la nueva miniserie de Telecinco, un drama de acción ambientado en las playas de Cádiz y Tánger

Paz Vega, en la imagen caracterizada como Santa Teresa, volverá a meterse en el papel de una monja en 'Perdóname'.
Paz Vega, en la imagen caracterizada como Santa Teresa, volverá a meterse en el papel de una monja en 'Perdóname'.

A Telecinco la fórmula de El Príncipe le ha funcionado, y a ella se agarra en la nueva miniserie que comienza este martes a rodar. Perdóname contará con parte del elenco de una de las ficciones estrellas de la cadena. Aunque primero se habló de Leonardo Sbaraglia, finalmente será Stany Coppet, el malvado antagonista de la historia ambientada en el conflictivo barrio ceutí, quien protagonice la producción junto a Paz Vega. También estará en el reparto Jesús Castro, que abandona Antena 3 y no continuará en la segunda temporada de Mar de plástico. Paco Tous, José Manuel Seda, Silvia Marty, Lucía Guerrero, Pau Cólera, Andrea Duro, Christian Sánchez, Sandra Collantes, Estefanía de los Santos, Diego Domínguez, Luisa Gavasa y Helena Kaitani, completan el elenco.

Igual que El Príncipe, los enclaves naturales y urbanos de la nueva miniserie de Telecinco estarán principalmente en la zona del Estrecho. Las ocho entregas de la ficción se rodarán en las playas de Cádiz, en los municipios de Barbate y Zahara de los Atunes, y también en la ciudad marroquí de Tánger.

Perdóname aúna intriga, acción, romance y drama. Lucía Medina (Paz Vega), una religiosa con un brillante recorrido dentro de su congregación, decide volver a su tierra natal para reencontrarse con sus raíces y resolver importantes asuntos que quedaron pendientes en el pasado. Allí conoce de primera mano los graves problemas que afectan a su entorno -en el que el desempleo y la falta de recursos han propiciado la aparición de la delincuencia y el tráfico de drogas-, y decide implicarse de lleno en combatir estas lacras, aunque sus convicciones morales chocan frontalmente con las iniciativas que se ve obligada a emprender y le generan importantes dilemas personales.

La situación se hace aún más complicada cuando descubre que su sobrino Rafa (Jesús Castro) está comenzando a traficar y que Bruno (Stany Coppet), su gran amor de la adolescencia, es uno de los capos locales.