Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

‘El Caso’ vuelve a cobrar vida

TVE prepara una serie centrada en el popular semanario de sucesos

Imágenes de la grabación de la serei 'El Caso, crónica de sucesos', cedidas por la productora Plano a Plano.

En un polígono industrial de San Sebastián de los Reyes (Madrid), la redacción de El Caso ha vuelto a cobrar vida. Sobre los escritorios, máquinas de escribir, folios, periódicos y recortes de artículos listos para maquetar. A los lados, archivadores llenos de documentación. Y, por todas partes, ceniceros llenos de restos de cigarros. Una imagen muy alejada de las redacciones de hoy en día. Al otro lado de una pared se recrea una comisaría de la época. Aquí el periódico que está en la mesa del comisario, como era de imaginar, es El Alcázar. En el exterior, figurantes vestidos y peinados al estilo de los años sesenta esperan órdenes para grabar unas escenas en el ficticio bar Lido. Son solo algunos de los decorados del plató de 1.500 metros cuadrados en el que se rueda El Caso, crónica de sucesos.

La historia de la serie que prepara la productora Plano a Plano (El Príncipe, Allí abajo) para TVE viene de lejos. Y parte precisamente de quien será su protagonista, Fernando Guillén Cuervo. "La idea tiene muchos años. Se me ocurre paseando por la Cuesta de Moyano al encontrarme con la colección completa de El Caso encuadernada. Pensé: 'qué pedazo de serie hay aquí", relata el actor, que ha tenido que adelgazar varios kilos para dar vida a Jesús Éxposito, un expolicía con un complicado pasado reconvertido en una de las firmas estrella del popular semanario especializado en sucesos. "Una mezcla del Jack Nicholson de Chinatown y el Areta de El crack", describe Guillén Cuervo.

Póster de 'El Caso, crónica de sucesos'.
Póster de 'El Caso, crónica de sucesos'.

"La idea es contar la España negra a través de un formato similar al del cine negro. En el Ya o el ABC no había asesinatos en España. En El Caso, sí. De alguna forma, era el único colector de la España marginal", explica el actor sobre un periódico que nació en 1952 y se mantuvo en pie hasta 1997 y en el que, partiendo de la crónica de sucesos, se atrevían a tratar temas como la homosexualidad, las drogas, la violencia de género o la ufología, obviados por la prensa del Régimen. Con ese fondo social, la serie, de la que preparan 13 capítulos que podrían ver la luz hacia el segundo trimestre del año, busca el entretenimiento puro y duro.

En realidad, antes de llevarse a cabo, esa idea de Fernando Guillén Cuervo había dado varias vueltas y estuvo a punto de convertirse en serie en un par de ocasiones. "Pero ha llegado en el mejor momento, porque ha caído en las manos de César Benítez y Aitor Gabilondo", cuenta el actor, destacando la labor de los productores ejecutivos.

Imagen del primer capítulo de 'El Caso, crónica de sucesos'.
Imagen del primer capítulo de 'El Caso, crónica de sucesos'.

"Nosotros llevábamos mucho tiempo queriendo trabajar con TVE pero no encontrábamos el proyecto oportuno", relata Benítez. TVE les llamó con la intención de dar un giro moderno visualmente a la idea que tenía sobre la mesa. "Nosotros siempre creamos nuestras historias, y esta es la primera que vino de fuera, pero nos gustó tanto que la hicimos nuestra", completa Aitor Gabilondo. "Queríamos volver a los años sesenta pero que tuviera un estilo diferente y fuera visualmente atractiva para la gente joven", dicen los productores, que destacan el "punto cómic" que tiene una producción para la que han utilizado como referentes visuales series como True Detective o Gotham. "Es un concepto de luz arriesgado para una ficción como esta, pero el riesgo nos anima", dice Benítez. "Sabemos que el envoltorio importa tanto o más que lo de dentro. Esta es una serie vintage", remata Gabilondo, dando con el término que buscaban para describir el aspecto visual de El Caso, crónica de sucesos.

Verónica Sánchez y Fernando Guillén Cuervo, en 'El Caso, crónica de sucesos'.
Verónica Sánchez y Fernando Guillén Cuervo, en 'El Caso, crónica de sucesos'.

Según los productores, otro gran valor de la serie es el personaje de Verónica Sánchez. "Son la extraña pareja", dicen. La actriz da vida a Clara López-Dóriga, novata en el mundo del periodismo, moderna, idealista y con aspiraciones. "Viene de Londres y trae mucha energía y ganas de comerse el mundo y de aprender a ser periodista", cuenta la actriz sobre su personaje. Como en el caso de la mítica periodista de El Caso Margarita Landi, Sánchez da vida a una mujer que tiene que hacerse un hueco en un mundo de hombres. "La serie me atrapó desde el primer momento. Leyendo el guion empecé a imaginarme cómo sería en imágenes y me enganché", recuerda la actriz.

El objetivo de El Caso, crónica de sucesos es llegar a todo tipo de público "pero sin excesivas concesiones", como apunta Fernando Guillén Cuervo. "Por lo nostálgico podemos atrapar a los espectadores de 50 años para arriba. Y a la gente de 20 a 50 tenemos que ganarles por los atractivos del género y por cómo vamos a contar las cosas". Al fin y al cabo, El Caso fue el periódico más leído de España. La serie inspirada en él puede permitirse el lujo de aspirar a cosechar un éxito parecido. Por qué no.

Una España en color

Aunque la realidad que pintaba el semanario era poco optimista, en esta serie César Benítez y Aitor Gabilondo han tratado de dotar de color a esa España en blanco y negro de los años sesenta. "Hemos querido huir de representar una España feísta. Intentamos ser realistas pero desde un punto de vista agradable al espectador. Hemos sofisticado un poco la imagen con un estilismo que huye de la fealdad de la época", cuenta Benítez. "Hemos intentado que haya varias lecturas: el que quiera ver un entretenimiento de dos periodistas detrás de la noticia, lo verá; quien quiera ver algo más, también", añade Gabilondo.

Más información