Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una infidelidad contada desde cuatro ángulos

La serie ‘The Affair’ abre el abanico de voces en su segunda temporada

Ruth Wilson y Dominic West, protagonistas de 'The Affair'.

En la era del escándalo de Ashley Madison, cuando el hackeo de la web de infidelidades dejó al descubierto más de 30 millones de relaciones extramatrimoniales en Estados Unidos, es difícil hablar de un solo caso. Pero eso es precisamente lo que hizo la serie The Affair, centrar la conversación de los espectadores en la relación cruzada que destruye a dos parejas. Una premisa que si en la primera temporada fue seguida desde la diferente visión de dos de sus protagonistas, ahora en su segunda entrega —que llega a Canal + Series el martes 6 a las 0.25 en versión original subtitulada (en dual desde el 14 de octubre)— multiplica por dos los puntos de vista.

“Es el elemento más atractivo de la serie, no solo para mí sino para la audiencia, aunque no es algo revolucionario. Lo sorprendente es que no se utilice más”, afirma categórico Dominic West, uno de sus protagonistas. La crítica ha calificado la narrativa de esta serie ganadora del Globo de Oro a mejor drama como “creativa e inteligente”. En cuanto a los espectadores, el también actor Joshua Jackson compara la serie creada por Sarah Treem y Hagai Levi con un accidente “del que no puedes apartar la vista aunque saca a la luz temas muy incómodos”.

En esta segunda temporada, los temas tratados serán vistos desde los ojos de sus cuatro implicados, algo que tanto Jackson como Maura Tierney agradecen, ya que los nuevos capítulos darán voz también a la versión de sus personajes. “Es un regalo”, admite Tierney no sólo como actriz sino en nombre de Helen, un personaje mucho más rico de lo que se mostró en la primera temporada y que ahora puede reflejar las cosas como las ve.

La actriz Maura Tierney, en 'The Affair'.
La actriz Maura Tierney, en 'The Affair'.

Jackson recuerda que les advirtieron del cambio narrativo, un giro que en esta temporada le tiene físicamente separado de su compañera en la vida real, la también actriz Diane Kruger, “viviendo entre el aeropuerto de Nueva York y el de Los Ángeles” con tanto trabajo. Unos horarios que hacen que Tierney llegue a esta entrevista con EL PAÍS vistiendo la ropa que ha robado del vestuario de su personaje en el rodaje en Nueva York y los Hamptons.

Es un secreto que no le importa compartir, porque de lo que no piensa hablar es del futuro de la serie. Dice que no lo sabe del todo. “Solo te diré que en mi caso, con Noah hay un reacercamiento, no es una lucha continua”. En el caso de Jackson, reconoce que la serie mostrará un lado más humano, “menos bruto”, y Ruth Wilson, la cuarta implicada en esta trama, afirma que su personaje será más fuerte. Lo que deja a West como “un cabrón” en ocasiones. “Yo le veo como un tipo honesto, mejor padre y mejor marido de lo que parece”, describe el actor.

Tras su paso por el secretismo de The Wire, donde nunca le hicieron partícipe de lo que venía a continuación, el británico es el único que admite saber lo que nos espera. “Me contaron el final y está muy bien”, asegura. No es bueno guardando secretos y querría responder a los que piensan que The Affair “estiró su trama” cuando dejó sin conclusión a la primera temporada. “Por eso quise estar seguro de que hay una resolución al crimen y sí la hay”, sonríe sin desvelar el misterio.

Desnudos igualitarios

Ruth Wilson es la que más ha salido ganando con The Affair. No sólo consiguió el Globo de Oro a la mejor actriz dramática sino que su campaña por un desnudo igualitario ha dado resultados a juzgar por el frontal masculino que, como quien dice, abre esta segunda temporada. “También quiero igualdad a la hora de tener la cámara en la cara cuando finges el orgasmo”, admite alguien que solo había interpretado una escena de cama antes de implicarse en la serie The Affair.

A Dominic West no le preocupa la cantidad de sexo pero se alegra de que su esposa no vea la serie. “Siempre nos peleamos por ver qué posición nos inventamos. ¡Pero como siga con esta conversación el premio que voy a ganar es el de estrella del porno!”, concluye, como siempre, con humor.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información