Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Vuelvo a la radio, donde para mí empezó todo”

El periodista será, a partir del próximo 11 de agosto, el encargado de la animación en programa ‘Carrusel deportivo’ de la cadena SER

El periodista madrileño Joaquín Prat.

El periodista Joaquín Prat Sandberg (Dinamarca, 1978) llega a la cita en moto y enfundado en un casco retro. Hace escasas horas que ha finalizado su jornada en El programa del verano de Telecinco, el magacín que presenta junto a Sandra Barneda en sustitución de Ana Rosa Quintana durante la época estival. Viene para hablar de sus proyectos y del proceso de maduración al que se vio abocado tras la muerte de su padre, el emblemático comunicador Joaquín Prat, fallecido en 1995. Acaba de fichar por la cadena SER como animador del programa Carrusel deportivo.“Vuelvo a la radio, donde para mí empezó todo”, dice con una sonrisa amable.

Que Joaquín Prat regrese a la radio supone un componente emocional doble: de un lado, porque allí comenzó su trayectoria profesional; del otro, porque pondrá la voz al mismo programa en el que trabajó su padre durante cinco años. A él un estudio de radio le sabe a “infancia”.

Su primera oportunidad

La vocación del periodismo fue tardía porque con 18 años decidió estudiar Económicas. A la adolescencia se refiere como un periodo de dudas: “Mi padre quiso alejarme del mundo del periodismo. Creo que él apostaba más por mi hermana Andrea”, dice como el que cuenta algo inconfesable. “Realmente mi proceso de madurez vino ligado a la enfermedad que sufrió durante dos meses”, explica con el rictus serio. “Cuando falleció, yo pasé de niño o niñato a padre de familia”. De hecho fue en el mismo velatorio cuando decidió estudiar Periodismo, animado por los compañeros de profesión de su padre. “El único que me dio una oportunidad y confió en mi fue Iñaki Gabilondo”, explica frunciendo el ceño como quien recuerda una época difícil.

Joaquín Prat realizó las primeras prácticas en el programa Hoy por hoy con Gabilondo. A él se refiere como la “figura paterna” que le faltó. “Me enseñó a respetar a la audiencia, a no perder la perspectiva y a transmitir pasión por todo lo que haces, sea cual sea el tema”.

Esa misma disparidad de contenidos y formatos es la que ha marcado su trayectoria. Tras la SER, pasó a trabajar en la cadena de televisión Localia, pero su gran salto a la pequeña pantalla lo dio con El programa de Ana Rosa, en Telecinco. Desde entonces es una cara popular, y no le molesta cuando le interpelan por el contenido rosa de sus informaciones. “La tele emite lo que la gente quiere. Al espectador siempre le queda el derecho de coger el mando y cambiar de canal”.

Cuando el director de la SER, Antonio Hernández-Rodicio, le llamó para que se uniera a Carrusel deportivo, el programa líder en audiencia de la radio deportiva española, casi se le cae el teléfono. A los 40 años, asume esta oportunidad con responsabilidad: “Intentaré hacer que la publicidad se convierta en un contenido más y que vaya de la mano de la actualidad deportiva”. Prat animará las tardes-noches que presenta Jesús Gallego. Lo que le preocupa ahora, con su doble presencia en El programa de Ana Rosa y Carrusel deportivo, es no perderse momentos con su familia. El pasado marzo tuvo su primer hijo. “Mi mujer tiene tres hijos que son también los míos, así que tengo cuatro”. Dice relajado que cambia pañales, pero no da biberones porque no le dejan. Admite que dentro de poco solo podrá dormir cinco horas.

Su padre, un referente

El periodista Joaquín Prat.
El periodista Joaquín Prat.

“Si hiciera de animador la mitad de bien que él, estaría más que satisfecho”. Joaquín Prat (Xàtiva, 1927-Madrid, 1995) fue uno de los periodistas mejor valorados en el panorama radiofónico y televisivo español. “Me enseñó que para que la gente te quiera, primero tienes que querer tú a la gente. De él aprendí a empatizar, a ser cariñoso y divertido”.

Prat trabajó en Carrusel deportivo cinco años, pero su aventura televisiva más conocida fue El precio justo, donde popularizó la frase:“¡A jugar!”Otros de sus programas más alabados fueron Un millón para el mejor, que supuso su debut, y Galas del sábado, con Laura Valenzuela.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >