Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

De patito feo a cisne en las sobremesas

Telecinco estrena 'Cámbiame', en el que tres estilistas cambian el 'look' de los participantes

Cámbiame
Natalia Ferviú, Marta Torné, Pelayo Díaz y Cristina Rodríguez, estilistas y presentadora de 'Cámbiame'.

Una mujer de 62 años que viste como si fuese una adolescente, un hombre que fue presumido en el pasado pero ahora ha descuidado su aspecto o una joven que quiere dejar de lado su estilo cani porque piensa que es un impedimento en su sueño de convertirse en cantante. De primeras, estas tres personas tienen perfiles muy diferentes pero comparten su deseo por cambiar de imagen y haber elegido para hacerlo Cámbiame, el nuevo programa de la sobremesa de Telecinco. El espacio, presentado por la actriz Marta Torné, se estrena a las 14.30 y se emitirá de lunes a viernes en el hueco de la parrilla que ocupaba hasta ahora el cocinero vasco David de Jorge con Robin Food: atracón a mano armada, que ha sido cancelado.

El programa es un Frankenstein televisivo, con elementos de otros formatos como La voz y realities de cambio de imagen como el estadounidense Cambia de look (que emite Divinity), sin llegar al extremo de Cambio radical, espacio estrenado en 2007 que duró poco en la parrilla de Antena 3 en el que se recurría a la cirugía estética. “Es un programa que mejora la actitud de las personas, no cambia sus vidas pero sí su autoestima”, comenta Óscar Cornejo, cocreador de un formato que define como "talent emocional".

En Cámbiame los aspirantes deben primero convencer a los tres estilistas del programa, Cristina Rodríguez, Pelayo Díaz y Natalia Ferviú, de que realmente necesitan su ayuda antes de que comience la transformación. Cada participante tiene 60 segundos para contar su historia subido a una cinta transportadora con aspecto de pasarela de moda que le va acercando al jurado. Si consigue llegar hasta ellos tendrá su metamorfosis de la mano de uno de los tres expertos en moda, pero si sus motivos no convencen a los jueces estos pueden parar la cinta y descartar al aspirante.

“Lo que necesitan no es ponerse tacones, un vestido caro y que se vean guapas como si fueran a tomarse las uvas, es algo que va más allá”, señala la presentadora Marta Torné que, al igual que sus compañeros, hace hincapié en que el verdadero efecto de Cámbiame se ve en la autoestima de los participantes. “La seguridad social tendría que tener un estilista de guardia”, bromea Cristina Rodríguez, diseñadora de vestuario y actriz que ya ha participado en otros programas de moda como Supermodelo. Su compañero Pelayo Díaz, el bloguero masculino más seguido de España, piensa que se genera un trato de confianza entre los estilistas y los participantes del programa que hace que estos “se suelten mucho más”.

Una de las principales diferencias de Cámbiame con respecto a otros programas de transformación de imagen es la variedad de los aspirantes, entre los que se incluyen hombres (algo poco común en este tipo de formatos) y personas de todas las edades, desde jóvenes con la mayoría de edad recién cumplida hasta nonagenarios. “Cuando rascas un poco descubres que estamos llenos de complejos”, cuenta Cornejo, que explica que recibieron más de 5.000 mensajes cuando abrieron el casting de posibles participantes. “Parece que en este país hay una necesidad de cambio”, añade.

Un programa transversal

Como ya viene siendo habitual en la programación de Mediaset lo que suceda cada día en Cámbiame será comentado en otros programas del grupo. En el espacio de Divinity Cazamariposas, por ejemplo, se analizarán los cambios de look de los participantes y se ofrecerán imágenes inéditas de cada transformación y las opiniones de sus protagonistas tras someterse al juicio de los tres estilistas. Manuel Villanueva, director general de contenidos de Mediaset, dice de esta transversalidad que es una de las “principales virtudes” de la casa y añade que no se descarta que Cámbiame alimente a otros espacios “si las historias interesan a los espectadores”.

Más información