Nueve canciones que no ganaron Eurovisión (y tampoco les hizo falta)

El festival dio la espalda a temas que el paso del tiempo ha convertido en clásicos

Mocedades, durante la interpretación de 'Eres tú' en Eurovisión.
Mocedades, durante la interpretación de 'Eres tú' en Eurovisión.

Grandes canciones han ganado Eurovisión. Waterloo de Abba, Poupée de cire, poupée de son de France Gall, Ne partez pas sans moi de Celine Dion... Pero el festival de la canción europea ha dejado también en su camino muchos grandes temas que no quedaron en primera posición... ni falta que les hacía.

- Nel blu dipinto di blu. Domenico Modugno. Festival de Eurovisión 1958

La canción que llegaba con el primer premio bajo el brazo del Festival de San Remo quedó en tercera posición en la edición de aquel año pero nada pudo impedir su carrera triunfal a uno y otro lado del Atlántico. Modugno abría la canción italiana a la modernidad y desde entonces no ha dejado de viajar en voces como las Dean Martin, Fred Buscaglione, estilos jazzísticos, Oscar Peterson Trio, rumberos, Gipsy Kings o la rockera Gianna Nannini.

- L’amour s’en va. Françoise Hardy. Festival de Eurovisión 1963.

Gracias al éxito de Tous les garçons et les filles Françoise Hardy se había convertido en uno de los nuevos y emergentes ídolos juveniles salidos de esa nouvelle vague que comenzaba a conocerse como “música ye-yé”. Hardy dejará muy pronto la etiqueta para seguir otros caminos melódicos aunque sin perder ese aura secreto y melancólico como la canción con la que presentó por primera y última vez en el Festival de Eurovisión.

- L’amour est bleu. Vicky Leandros. Festival de Eurovisión 1967

Vicky Leandros tuvo que conformarse con la cuarta posición en una edición en la que el triunfo tenía un nombre ganador desde el primer momento, la británica Sandie Shaw y sus Marionetas en la cuerda, pero los violines -y otros instrumentos- de la orquesta de Paul Mauriat consiguieron que la melodía se colara por todos los rincones del planeta. Anotemos también la versión de Claudine Longet, la cantante y señora de Andy Williams que en el futuro escribiría una de las páginas más notables de la crónica negra y judicial americana.

- Congratulations. Cliff Richard. Festival de Eurovisión 1968.

El antiguo vocalista de The Shadows vio cómo la representante española, una nueva Agustina de Aragón en minifaldero vestido estilo Courréges se llevaba finalmente el primer premio y acababa después de quinientos años con el agravio histórico de La Armada Invencible. La canción señalaba el reinado del pop británico de ahora en adelante. Sin haber ganado el festival ha quedado como uno de sus temas más populares.

- Eres tú. Mocedades. Festival de Eurovisión 1972.

La asociación Mocedades & Juan Carlos Calderón ha proporcionado a la música pop española algunos de sus mejores temas convertidos en clásicos de nuestro cancionero. La composición que defendieron en el certamen eurovisivo se quedó a las puertas de llevarse el primer premio. El éxito internacional de la canción confirmó posteriormente la calidad de una balada que tenía entre otras virtudes, su viabilidad para toda clase de públicos, del más popular al más sofisticado.

- Parlez- vous français? Baccara. Festival de Eurovisión 1978.

Con un acento francés que parecía aprendido en la misma escuela que lo había cultivado la cantante Dalida, el dúo de origen español llevó el ritmo de la música disco más kitsch a los escenarios eurovisivos. La canción se quedó en séptima posición pero sería celebrada largamente y con fervor de sábado noche en las discotecas para público senior y en camino de la tercera edad.

- Raggio di luna. Matia Bazar. Festival de Eurovisión 1979

Poca suerte tuvo este grupo y la canción elegida para representar a Italia en un certamen y con unos jurados poco dispuestos a saborear la refinada calidad y fina ironía del quinteto de Génova y la voz de su vocalista, Antonella Ruggero. El grupo tendrá ocasión de demostrar su sabiduría con piezas como Vacanze romane esa pequeña obra maestra de la lírica pop italiana.

- Bailar pegados. Sergio Dalma. Festival de Eurovisión 1991.

Una cuarta posición y la confirmación para su intérprete como el nuevo gran ídolo de la música romántica española. Sergio Dalma sumaba su experiencia y veteranía en esa segunda fila de la música española y las orquestas de verano y ese estilo made in Italy que a partir de ahora será una de sus credenciales y no ha dejado de cultivar.

- Comme un boomerang. Dani. Festival de Eurovisión 1975.

Esta canción debería haber representado a Francia en la edición del año 1975. La actriz y cantante había puesto como condición para su participación que el tema fuera compuesto por Serge Gainsbourg, autor de la eurovisiva Poupée de cire, canción ganadora en la voz de France Gall, pero el comité de selección francés consideró su letra demasiado indecorosa y fue desestimada. El tema que había quedado inédito renacía veinticinco años después con todo su esplendor gracias a la producción y ayuda de Etienne Daho.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS