Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“En un minuto era capaz de contar una historia de principio a fin”

Las 'chicas Hermida' recuerdan sus años al lado del periodista onubense

Jesus Hermida junto a su equipo en 1989. Ampliar foto
Jesus Hermida junto a su equipo en 1989. EFE

Corría el año 1987 y Televisión Española vivía en una permanente ebullición. Los formatos mutaban a gran velocidad y Jesús Hermida vivió en primera persona —y como uno de sus grandes responsables—, este continuo proceso de cambio. Poco después de hacerse con las riendas de Por la mañana, un espacio especialmente dirigido a las amas de casa, ya había creado una seña de identidad propia que convertiría a este programa y a su propia figura en referencia del panorama televisivo español casi tres décadas después. Por la mañana siempre será recordado por la presencia en él de las chicas Hermida, un sexteto de colaboradoras del programa compuesto por Nieves Herrero, Consuelo Berlanga, Irma Soriano, Miriam Díaz-Aroca, Concha Galán y Mariló Montero. Todas ellas saltarían a la primera línea de la televisión española de la mano del comunicador onubense, quien consideran "maestro y un símbolo".

Pese a su trascendencia, más allá de la década de los ochenta, y a su capacidad para crear escuela, el propio Hermida rechazaba el término chicas Hermida hasta el punto de negar su existencia. "Me niego a reconocerlo. Esas mujeres, que desarrollan su vida profesional, que se lo han ganado todo, no tienen por qué ser chicas de nadie", afirmaba hace tres años en su última entrevista a EL PAÍS.

No era el único que denostaba el término. La más joven del elenco, Mariló Montero (Estella, 1965) recuerda en declaraciones a este diario la connotación despectiva de la expresión chicas Hermida, que sin embargo fue desapareciendo con el paso de los años. "Con el tiempo la profesión se dio cuenta de que no tenía nada de negativo. Jesús creó un modelo y un formato que todavía vive y en el que nosotras tuvimos el honor de participar. Él plantó la semilla de la televisión actual en nuestro país y a nosotras nos enseñó a respetar el medio y a saber quién estaba frente a la pantalla", rememora.

La presentadora y subdirectora del espacio La Mañana de La 1 destaca la escrupulosa discreción que siempre mantuvo Hermida, "hasta el punto de que muy pocos sabíamos de su ingreso en el hospital". De los años que compartió a su lado, Montero recuerda una frase que ocupa un lugar destacado en su memoria: "Un minuto de TV es oro". "En tan poco tiempo él era capaz de contar una historia redonda, de principio a fin", subraya. Últimamente, recuerda Montero, Hermida repetía otra expresión que siempre dejará huella en ella: "El mejor elogio es ser tú". "En esta profesión, o te quieres o no te quieres; y Jesús y yo nos queríamos mucho”, añade por teléfono. La Mañana de la 1 contará este martes con la presencia de varias chicas Hermida en un último tributo al periodista.

Concha Galán (Madrid, 1963) recuerda el día exacto —el lunes 16 de enero de 1989— en el que Hermida la seleccionó en un casting por no avergonzarse de ponerse a llorar por la muerte de su perro. "Siempre nos trató de usted y siempre nos cuidó mucho" recuerda con admiración y cariño. "Para él la palabra imposible no existía", señala la presentadora, que rememora esa etapa como su "período esponja". "Me ponía de cuclillas bajo la cámara y le observaba para aprender".

La última vez que le vio fue en el centro comercial de Sanchinarro (al norte de Madrid), donde coincidían alguna vez y comentaban su día a día. Y recuerda, con orgullo, el momento en el que hace no mucho tiempo le dijo: "Señorita Galán, sigue manteniendo un primer plano increíble". Se siente orgullosa y privilegiada de ser una chica Hermida.

Jesus Hermida, en un plató de TVE, en marzo de 1987. ampliar foto
Jesus Hermida, en un plató de TVE, en marzo de 1987.

Nieves Herrero (Madrid, 1957) se ha mostrado "llena de impotencia", incapaz de asimilar la pérdida de un amigo, un maestro y un padre televisivo. Le faltan calificativos para el que considera un hombre "cultísimo", que estaba al tanto de todo, con una gran memoria y genial sentido del humor. Y le queda el recuerdo de la paz con la que se ha ido, “un caballero, incluso para morir”. Herrero revela, también, su último proyecto común: describir su relación con don Juan Carlos y doña Sofía. Hermida ya había escrito "unos 75 folios de notas".

Todavía hoy, los profesionales de Televisión Española evocan el paso de Hermida por su innata capacidad de comunicación y su cercanía a los telespectadores. En declaraciones a EL PAÍS, Julio Somoano, director de informativos de RTVE hasta octubre del año pasado, se deshacía en elogios hacia el comunicador. "Es respetado como uno de los grandes, sobre todo por su capacidad para conectar con la gente y su empatía con el público", destaca. "A su vera nació este grupo de periodistas que llevan su ADN", destaca en referencia a las denominadas chicas Hermida.

Todas ellas dieron sus primeros pasos en el medio de la mano de Hermida. La más veterana, Consuelo Berlanga (Aguilar de la Frontera, 1955), inició en Por la mañana su dilatada carrera profesional, antes de desembarcar en Antena 3. Miriam Díaz-Aroca (Madrid, 1962), hoy más conocida por su faceta de actriz, desde dio el salto a Cajón desastre y presentó concursos como No te rías que es peor y Un, dos, tres. Tras ser chica Hermida, Díaz-Aroca se convirtió en chica Almodóvar, al participar en la película, Tacones lejanos producida por el director manchego en 1991.

Por su parte, Irma Soriano (Andújar, 1963), encargada de la sección de concursos en el programa de Jesús Hermida, se incorporaría después junto Herrero a Antena 3, donde presentaría La Ruleta de la Fortuna. En 1996 se incorporaría a Canal Sur, cadena en la conduciría De tarde en tarde (1996-1999) y otros magazines vespertinos hasta 2004. Desde entonces, trabaja en varios canales autonómicos de Castilla-La Mancha y Murcia.

Más información