Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Starz reivindica su lugar

El canal de cable ya es la segunda cadena con más suscriptores en EE UU tras HBO

Black Sails
Hannah New y Toby Stephens, en una imagen de la serie 'Black Sails'.

Hace solo unos años el espectador estadounidense sabía que había un gran servicio de televisión por cable y que su nombre era HBO. Después llegarían AMC y Showtime, y a Los Soprano y The Wire se unieron Mad Men o Homeland. Pocos sospechaban que el cuarto jugador, llamado Starz, iba a entrar en el sector como un elefante en una cacharrería. Su primer producto con bemoles se llamaba Espartaco y usando sexo y violencia con el trasfondo histórico del legendario gladiador obtuvieron resultados extraordinarios, si no de crítica sí de público.

Pero con el fichaje de Chris Albrech y Carmi Zlotnik (el primero, presidente de HBO y considerado el pionero de la edad de oro de la televisión; el segundo, responsable de series como Hermanos de sangre) a muchos les empezaron a temblar las piernas. “El objetivo fue buscar la inspiración y la motivación correctas y, sobre todo, opciones para poder diferenciarnos de la competencia para ofrecer a nuestros espectadores productos que les sorprendan y les atraigan”, dice Zlotnik, vía telefónica, a EL PAÍS.

Las oportunidades arrancaron con la notable y muy ambiciosa Black Sails (cuya segunda temporada emite en España el canal TNT) y la no menos notable Outlander (adaptación de la saga de novelas de Diana Gabaldon que en España se puede ver en Movistar Series). “Sinceramente, no me sorprende que hayan triunfado. Con Black Sails hicimos una apuesta muy seria por un modelo vinculado al cine de aventuras y con la ayuda de un hombre como Michael Bay, que conoce perfectamente las claves del género; con Outlander teníamos toda esa base de lectores de las novelas de Diana Gabaldon y sabíamos que si lográbamos hacerlo bien, el show funcionaría. ¿La clave? Creo que tenemos buena mano con las series históricas, prestamos mucha atención al detalle y el espectador lo agradece”, cuenta Zlotnik.

Pero Starz no planea quedarse en la tele y, como ya ha hecho HBO, planea dar su salto al cine: “Vamos a hacer una película con Anthony Hopkins y Ian McKellen. ¿Si formaba parte del plan estratégico? Bueno, yo creo que en un buen plan de negocio tiene que haber espacio para la improvisación y esto surgió y lo aprovechamos, simplemente. Si me lo permites, te diré que somos oportunistas: vimos esta oportunidad y la aprovechamos”.

“Tenemos buena mano con las series históricas”, dice uno de sus ejecutivos

Además, la cadena —que con 23,3 millones de suscriptores ya es el segundo canal de cable con más abonados, solo superado por HBO— ha entrado en la corta lista de televisiones que será observada con lupa por la parte más dura de los fans de género por la producción de la serie Ash vs Evil Dead, una suerte de prolongación de las aventuras de los protagonistas de Posesión infernal. “Ya habíamos trabajado con Rob Tapert y Sam Raimi [productor y director, respectivamente, de la saga original]. Sé que a primera vista puede parecer que este tipo de producto no encajaría en Starz pero esa es la clave. De mi etapa en HBO aprendí a pensar siempre más grande, y resucitar a Ash para volver a Posesión infernal nos pareció una gran idea”, confiesa el director de programación de Starz.

El día que se produjo esta entrevista la cadena anunciaba su último bombazo: el recién oscarizado director Alejandro González Iñárritu dirigirá para Starz la serie The One Percent, con Ed Harris y Hilary Swank. “Creo que el hecho de que Alejandro trabaje con nosotros prueba dos cosas: 1) la televisión ya atrae a cualquier gran creador y eso demuestra su importancia; 2) en Starz estamos haciendo las cosas muy bien”, concluye Zlotnik.

Más información