Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Medio siglo de carrera de Jacques Dutronc en siete canciones

Ídolo insolente y seductor, es un caso ejemplar dentro de la música francesa. Un álbum homenaje viene a compensar su sequía como autor de discos

El actor y cantante francés Jacques Dutronc Ampliar foto
El actor y cantante francés Jacques Dutronc

Jacques Dutronc és un caso ejemplar dentro de la música francesa. Perteneciente a la generación rock de Hallyday y Eddy Mitchell, acabará transformándose en el ídolo insolente y seductor- a partes iguales- de las veladas televisivas y espíritu burlón de los consumistas años sesenta del Gaullismo reinante. El talento literario de un escritor como Jacques Lanzmann le proporciona los mejores textos del pop francés -con el permiso de Gainsbourg- y la confirmación que el personaje, como intérprete y músico, iba más allá del superficial retrato ye-yé. Una excelente carrera cinematográfica ha enriquecido su perfil de artista y su figura de dandi, eremita y calavera, ha dejado un voluminoso muestrario de anécdotas -sin llegar a las provocaciones de su camarada Gainsbourg- que han hecho de él uno de los protagonistas favoritos de todo el dial informativo.

Medio siglo de carrera de Jacques Dutronc en siete canciones

Discográficamente, Jacques Dutronc no es un artista que se prodigue mucho. A punto de cumplir medio siglo de de trayectoria musical el balance por lo que respecta a los álbumes de estudio no pasa de la docena completado con varios discos en directo. Es por eso que la aparición de este álbum tributo viene a compensar un poco la sequía discográfica del músico. Para el feliz homenaje como reza el título se han puesto de acuerdo una buena parte de la flor y nata del pop y el rock galo junto con otros protagonistas estilísticos y sus canciones como banquete de celebración. Aquí está un Julien Doré, quizás uno de los jóvenes creadores mejor posicionados para recoger la herencia dutroniana o un cantautor como Francis Cabrel. Canciones ya convertidas en clásicos como “L’opportuniste”, Dutronc haciendo dúo con Nicola Sirkis del grupo Indochine o “Il est 5 heures, Paris s’éveille” recogida por otra voz de la joven generación, Zaz, atrapando la magia del tema compuesto por Jacques Dutronc y el escritor Jacques Lanzmann. Al festín musical se ha sumado también el hijo del cantante-y de Françoise Hardy-, Thomas Dutronc con energía de jazz manouche que retoma el tema “A toute berzingue!” O una leyenda de la varieté francesa como Annie Cordy. Todo al gusto Dutronc.

M’sieur Dutronc. Joyeux anniversaire. Varios artistas.Sony Music France.

Jacques Dutronc en siete canciones esenciales:

1. L’opportuniste. (Jacques Lanzmann & Anne Segalen / Jacques Dutronc).

En medio del convulso 1968 Jacques Dutronc publicaba esta canción de denuncia política que casi cincuenta años despues continúa sin apenas ninguna arruga. Para el disco M’sieur Dutronc. Joyeux anniversaire el cantante ha realizado una potente versión mano a mano con el cantante y líder del grupo Indochine.

 

2. Il est cinq heures, Paris s’éveille. (Jacques Lanzmann & Anne Segalen/Jacques Dutronc).

Jacques Dutronc con la complicidad literaria de la pareja Lanzmann-Segalen interpretaba su tributo a la ciudad de Paris. Si Cole Porter había cantado su belleza en cualquier estación del año, Dutronc ponía su acento lírico e irónico en la ciudad desvelada entre la noche y el día a ritmo de clip cinematográfico.

 

3. Et moi, et moi, et moi. (Jacques Lanzmann/ Jacques Dutronc).

Mientras la llamada canción protesta se hacía un hueco en las listas de éxitos, Jacques Dutronc conseguía su primer éxito en 1966 con sus preocupaciones de pequeño burgués. El cantante afirmaba sus futuras credenciales como intérprete satírico y crooner “contestario” en elegante traje a medida y gafas de sol Rayban.

 

4. Merde in France (Cacapoum) (Jacques Dutronc).

A más de uno se le atragantó el tema a la vista de sus gozos y celebraciones escatológicas comenzando por el título. La asociación de Dutronc con Serge Gainsbourg acababa dejando sus secuelas y sus provocaciones, entre lo surreal y el absurdo y un buen puñado de onomatopeyas a ritmo de rock and roll.

 

5. Le petit jardin (Jacques Lanzmann/Jacques Dutronc).

Dutronc dejaba aparcada por un momento sus maneras más insolentes y se adentraba en la historia de este pequeño jardín amenazado por la especulación inmobiliaria y anunciaba futuras causas ecologistas como argumento melódico.

 

6. J’aime les filles (Jacques Lanzmann/Jacques Dutronc)

Otra de las canciones que fijan la imagen del cantante en esa mezcla de humor, seducción y dosis de cinismo de las que hará su libro de estilo y hoja de ruta y que encuentra en los textos de Lanzmann su mejor portavoz. La canción romántica exhibía su lado más descarado y entretenido.

 

7. Puisque vous partez en voyage. (Jean Nohain/Mireille).

Françoise Hardy y Jacques Dutronc recuperaban una vieja canción de la Francia de los años treinta de la época del Frente Popular interpretada por la pareja Jean Sablon y Mireille y realizaban un delicioso revival a dúo como broche de su propia historia de amor que habían iniciado cuarenta años atrás al ritmo de “Le temps de l’amour”.