Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los vigilantes del pasado

‘El Ministerio del Tiempo’, de Javier y Pablo Olivares, mezcla aventuras y ciencia ficción

Rodolfo Sancho, Aura Garrido y Nacho Fresneda, protagonistas de 'El Ministerio del Tiempo'.
Rodolfo Sancho, Aura Garrido y Nacho Fresneda, protagonistas de 'El Ministerio del Tiempo'.

Viajes en el tiempo, aventura, fantasía, historia. Y todo eso, en una serie española. La idea parecía una locura. “Si hubiera intentado venderla a TVE como una serie de viajes en el tiempo, probablemente no lo habría logrado. Pero cuando leyeron el guion y vieron la emotividad y cotidianeidad que se generaba a partir de eso, gustó”. Javier Olivares habla orgulloso de El Ministerio del Tiempo, la serie que dio a luz junto a su hermano Pablo, fallecido el pasado noviembre, y que el martes verá la luz en La 1 (22.30). Los hermanos Olivares, también responsables de series como Isabel o Víctor Ros, siguen apostando por volver la mirada a la historia de España para mostrarla desde un punto de vista diferente, divulgativo, con una mezcla de ficción e historia. Y, sobre todo, apostando por el entretenimiento.

El punto de partida es sencillo: es posible viajar al pasado a través de unas puertas del tiempo que conducen a diferentes momentos de nuestra historia. Los trabajadores de este ministerio tienen que velar por que nadie haga uso de los viajes temporales para alterar el pasado en su propio beneficio. Tres personajes de diferentes épocas (encarnados por Rodolfo Sancho, Aura Garrido y Nacho Fresneda) componen una de las patrullas encargadas de esa complicada misión.

En esta ocasión, Javier Olivares, además de cocreador y guionista de la serie, se ha reservado la función de productor ejecutivo. “Si esto falla, será culpa mía”, cuenta a EL PAÍS. “Al ser productor, tenía todo controlado. Lees el guion y está todo en la pantalla tal cual, punto por punto. Y yo creo que eso se nota. Es necesario que haya un showrunner [máximo responsable de una serie]. Es la primera vez que he podido hacer eso en una cadena nacional. También es verdad que lo hago a costa de perder mucho: yo produzco, así que hay más riesgo”, explica. Para narrar esta historia de aventuras y fantasía regada de referencias culturales (“mi hermano Pablo solía decir que era nuestra serie más pop, de popular”), toques de ciencia ficción y un humor “muy castizo”, Javier Olivares asegura haber contado con una libertad total por parte de TVE. “He estado desde hace muchos años en Televisión Española y jamás me han dicho qué tenía que escribir y qué no. El único problema que podía tener era que se pudiera producir”, explica.

Además de ese control y libertad total, El Ministerio del Tiempo es una serie especial para Javier Olivares por todo lo que hay en ella de despedida de su hermano Pablo. “Estaba escribiendo esta serie con ELA, con un ratón ocular, letra a letra, contando sus emociones, despidiéndose del mundo. Eso se nota en muchos guiños personales. Mi hermano se iba despidiendo de una forma positiva y emotiva”, recuerda.

Los vigilantes del pasado

Olivares, buen conocedor de la ficción televisiva extranjera, reivindica la adaptación de la producción nacional a los cánones internacionales, empezando por la duración de los capítulos. El Ministerio del Tiempo continúa con los clásicos 70 minutos por capítulo, aunque como explica el guionista y productor, estuvo a punto de lograr los episodios de 60 minutos de duración que ellos querían. “Si te toca escribir un capítulo de 70 minutos tienes que saber cómo hacerlo, y hay trucos para ello. Pablo y yo somos firmes defensores de que ningún capítulo sea igual a otro, ir jugando con la estructura”, dice. “Creativamente, es necesario ese cambio en la duración, porque el prestigio y la calidad acaba dando tanto dinero como la publicidad. Y las series de 60 minutos darían más prestigio, más calidad y más venta en el exterior”, remata el guionista.

Tanto TVE como los creadores de la serie son conscientes de lo arriesgado de este proyecto, pero Olivares defiende que el público español está más que preparado para sentarse en el sillón a ver otro tipo de historias que no suelen frecuentar la ficción televisiva nacional. “El espectador ha estado preparado siempre para ver cualquier tipo de historias. Los que no hemos estado preparados hemos sido los creadores de series, las productoras y las cadenas, es decir, la industria. Pero en lo que esperamos a que esté preparada, el espectador se nos ha ido”, argumenta.

La batalla de los martes

Una imagen del primer capítulo de 'El Ministerio del Tiempo'.
Una imagen del primer capítulo de 'El Ministerio del Tiempo'.

“TVE tiene que arriesgar, pero sin defraudar”. Fernando López-Puig, director de Ficción de Televisión Española, reconoce el riesgo que supone apostar por una historia que se sale de los parámetros de lo que es usual en la producción nacional para la pequeña pantalla. Para esta apuesta que es El Ministerio del Tiempo, TVE ha elegido como día de emisión el martes, donde la serie se medirá cara a cara con otra ficción nacional recién estrenada, Bajo sospecha (Antena 3), que arrancó con más de cuatro millones de espectadores.

“La elección del martes para el estreno es algo estratégico. Creemos que es un buen momento después del partido de Champions. Habíamos pensado ya en el martes antes de saber qué iban a echar en otras cadenas”, explica López-Puig. Aunque asegura que el martes será el día definitivo de emisión, no descarta posibles movimientos en la parrilla si resultan derrotados en esta batalla de ficciones nacionales. “Pero los partidos o se empatan o se pierden o se ganan, pero antes hay que jugarlos. No se puede vivir con miedo, porque eso demuestra que no tienes confianza en el producto”, añade al respecto Javier Olivares. Tras cada capítulo, se emitirá un Los archivos del Ministerio, un making of de la serie.

La primera temporada está compuesta por ocho capítulos, aunque Olivares ya guarda ideas que podrían dar continuidad a la serie. En cada episodio, los protagonistas —un enfermero del SAMUR de 2015 (Rodolfo Sancho), una mujer de finales del siglo XIX muy avanzada para su época (Aura Garrido), y un soldado de los Tercios de Flandes del siglo XVI (Nacho Fresneda)— viajarán a un momento de la historia de España. Ellos son los protagonistas en un reparto lleno de caras conocidas como las de Cayetana Guillén-Cuervo, Natalia Millán, Jaime Blanch o Julián Villagrán.

“Es un proyecto al que la gente se ha sumado de forma incondicional, con mucha ilusión, incluso rebajando el caché si hacía falta o renunciando a otros trabajos y que ha reunido a gente de televisión y del cine”, explica López-Puig.

Más información