Los otros rostros de la información

Canal + estrena este viernes la serie documental ‘Las caras de la noticia’

Algunos de los participantes en la serie documental 'Las caras de la noticia'
Algunos de los participantes en la serie documental 'Las caras de la noticia'Santi Burgos

¿Cómo se trabaja en una redacción de informativos? ¿Cómo son esas personas que nos cuentan cada día las noticias a través de la pequeña pantalla? ¿Cómo viven su día a día? ¿Cómo se afronta una noticia de última hora en directo? ¿Qué cambios han experimentado a lo largo de los años? La nueva serie documental que Canal + 1 estrena mañana (21.00), Las caras de la noticia, intenta acercar a los espectadores el mundo de los informativos de televisión y esos rostros que se cuelan en los hogares cada día para contar las noticias.

Más de 70 entrevistas, un año de trabajo y más de 85 horas de grabación dan como resultado cuatro capítulos centrados en el presentador, el informativo, la noticia y el futuro del periodismo. “En las cuatro entregas hemos encontrado autocrítica de la buena, de la constructiva, pero también nos hemos encontrado con un mundo con enorme competitividad y con muchísimo respeto por los compañeros. Es un mundo en el que la exigencia ética es muy importante y siempre está cuestionada”, explica Álex Martínez Roig, director general de contenidos de Canal +.

El Teatro Real fue testigo de la presentación ante la prensa (por segunda vez, ya que en el FesTVal de Vitoria también se pudo ver uno de sus episodios) de la serie, en un acto al que asistieron muchas de las caras protagonistas del documental, una excusa para reencuentros como el de Gloria Lomana con Joaquín Arozamena o charlas distendidas entre Matías Prats e Iñaki Gabilondo.

“Es una serie muy oportuna. Este momento es especialmente importante, porque tengo la impresión de que lo que está viviendo este país es una gran batalla política de transformación, acompañada de una gran batalla social de transformación. Esas batallas política y social se van a sustanciar en la batalla informativa”, argumenta Manuel Campo Vidal, presidente de la Academia de Televisión, quien aprovechó para reclamar el puesto central de los informativos en una situación como la que describe.

Para la preparación de los reportajes, el equipo responsable de su elaboración contó con la colaboración de todas las cadenas. “El primer condicionante para poder llevarlo a cabo era ese. Hasta que no nos dieran el visto bueno todas las televisiones, especialmente TVE, para poder acceder a sus archivos, esto no podía arrancar”, explica Elena Pascual, realizadora de la serie. “Hace un año planteamos la realización, cómo grabarlo, cómo contactar con ellos...”, comenta Raúl de Lamo, productor de la serie.

Más de 85 horas de grabación fueron necesarias para sus cuatro capítulos

Pero la idea de llevar a cabo este documental se remonta al verano pasado. “Hablábamos de cómo nos gustaría ver cómo están viviendo y la visión de la actualidad de los grandes tótems del periodismo de hace 20 o 30 años. En línea con España en serie, Canal + está interesado en sacar más o menos cada año un gran proyecto documental sobre uno de los temas que pueda interesar. ¿Por qué no hacerlo de informativos?”, añade José María Clemente, guionista de los documentales.

En los cuatro capítulos de la serie, que se podrán ver los próximos viernes, se hace un recorrido por los informativos televisivos partiendo de la figura del presentador y las cualidades necesarias para ejercer esa tarea, pasando por la elaboración de los informativos (“hemos metido las cámaras en sus reuniones y se ven tal como son”, explica Clemente), las noticias que han marcado a los informadores protagonistas del documental y los retos del futuro desde el punto de vista tecnológico, la crisis del periodismo y el futuro de la información televisiva.

Cuatro horas para la nostalgia, el debate, la autocrítica y para conocer la trastienda de esos programas que nos cuentan las noticias cada día.

Periodistas que son como de casa

Rosario G. Gómez

La televisión nació en España dentro de un pequeño chalet en el madrileño paseo de La Habana, a espaldas del estadio del Real Madrid. Y allí iniciaron también su andadura los telediarios de la mano de David Cubero, que venía a ser la voz del Movimiento, y de Jesús Álvarez, un teniente de Artillería reconvertido en locutor que, a decir de sus discípulos, era un verdadero conquistador y se llevaba de calle a la audiencia.

Aquellos primeros telediarios estaban presentados por profesionales llegados de la radio y eran como el parte —el famoso noticiero de RNE que todas las cadenas estaban obligadas a emitir—, pero con una cámara de televisión delante. A falta de imágenes con las que aliñar las noticias, la voz tenía una importancia nuclear. Los presentadores eran, como apunta Pedro Erquicia en la serie documental de Canal + Las caras de la noticia, profesionales de la locución: voces poderosas, rotundas, marciales.

Presentadores de ayer y de hoy evocan la figura del locutor de aquellos tiempos, en los que no existía el autocue, y cómo estos profesionales se han ido transformando hasta convertirse en los modernos comunicadores. Han pasado de ser meros lectores de noticias a contadores de la actualidad. Profesionales que durante el último medio siglo se han asomado a la pantalla desde los programas informativos cuentan cómo han cambiado los telediarios en el último medio siglo.

Son personas que entran en las casas de millones de espectadores y de las que la gente se fía. Varias generaciones se han acostumbrado a comer y a cenar a diario con ellos. Son como de la familia, según describe Manuel Campo Vidal: “Yo recibí la carta de un señor de Valencia que decía: ‘Mi madre ha sufrido una operación quirúrgica muy delicada, y al despertar de la anestesia ha preguntado por cada uno de sus tres hijos y por usted’. La señora se llamaba María Llanos Cifuentes. Lo recuerdo porque la escribí varias veces”. Ana Blanco confiesa que se emociona cuando le dicen que ella es “como de casa”. Y no es para menos: lleva dos décadas siendo la cara del telediario en La 1 y a su lado cenan más de dos millones de personas.

A la hora de comentar su trabajo unos presentadores ponen el acento en la cercanía, la credibilidad y el rigor, otros valoran la telegenia y la complicidad con quienes les siguen al otro lado de la pantalla y no faltan quienes creen que dirigir los informativos en un canal público es lo más parecido a un potro de tortura.

Solo Canal + podía hacer una serie como esta, en la que todas las cadenas han abierto las puertas de sus redacciones para mostrar las tripas de la fábrica de las telenoticias. Si hay algo que se echa en falta es la participación de la expresentadora del TD-2 Letizia Ortiz.

Recibe el boletín de televisión

Todas las novedades de canales y plataformas, con entrevistas, noticias y análisis, además de las recomendaciones y críticas de nuestros periodistas
APÚNTATE

Sobre la firma

Natalia Marcos

Redactora de la sección de Televisión. Ha desarrollado la mayor parte de su carrera en EL PAÍS, donde trabajó en Participación y Redes Sociales. Desde su fundación, escribe en el blog de series Quinta Temporada. Es licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid y en Filología Hispánica por la UNED.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS