Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
AUDIENCIAS

La final del Mundial de baloncesto pincha en Telecinco

El partido entre Estados Unidos y Serbia solo reunió a 1.469.000 espectadores, con un pobre 9.1% de cuota de pantalla

La final del Mundial de baloncesto pincha en Telecinco

El Mundial de baloncesto no ha tenido el final soñado ni para los aficionados, ni para Mediaset. La inesperada eliminación de España en la fase de cuartos ante Francia ha sido un lastre demasiado pesado para una audiencia que ha elegido TVE-1 y Antena 3 para pasar la noche del domingo. Tan solo 1.469.000 espectadores, un pobre 9.1% de cuota de pantalla, estuvieron pendientes de la esperada victoria de la selección estadounidense frente a Serbia. Un dato que sitúa al baloncesto muy por debajo de sus dos competidoras: TVE-1, que con la película Hancock reunió ante la pequeña pantalla a 2.925.000 espectadores, y Antena 3, que con la película Qué esperar cuando estás esperando logró convocar a 2.907.000 televidentes.

Este Mundial de baloncesto se convirtió desde su arranque en un quebradero de cabeza para Mediaset. Primero las mayoritarias críticas de aficionados y jugadores de la propia selección por la escasa presencia de partidos (tanto en directo, como en diferido) de la primera fase del Mundial en la programación de su cadenas. Más tarde, por la intención de retrasar la emisión del choque que jugaba el combinado de Juan Antonio Orenga ante Serbia por su coincidencia horaria con el amistoso que disputaba la selección española de fútbol ante Francia (el primero emitido por Cuatro y el segundo por Telecinco, dos de las cadenas del grupo de Fuencarrral). Y, por último, por el escaso seguimiento tras la eliminación de España, de las semifinales y, sobre todo, de esta final. Una final que han visto menos personas que el debut del combinado nacional ante la débil Irán (1.578.000 seguidores).

El España-Francia ha sido el más visto del campeonato con 4.572.000 espectadores

Las únicas alegrías para Mediaset han sido los partidos de España. Ante Egipto, el segundo choque de la fase de grupos, 1.743.000 espectadores estuvieron pendientes de las evoluciones sobre la cancha granadina de los hermanos Gasol y compañía. Los dos siguientes choques, ante Brasil y Francia, subieron de los tres millones de aficionados (3.074.000 y 3.800.000, respectivamente) y el último e intrascendente encuentro de la fase de grupos ante Serbia (España ya estaba clasificada como primera y los serbios pasaban como cuartos) obtuvo un discreto pero aceptable 14.4 % de share (2.414.000). El siguiente escollo de España en este Mundial fue Senegal, en octavos de final, que fue seguido por 2.600.000 aficionados. Y, por último, el choque de cuartos ante Francia, la gran desilusión para los aficionados pero el partido más rentable para Mediaset, ya que se alzó hasta los 4.572.000 espectadores. A partir de ese momento, la debacle es total ya que ninguno de los partidos de semifinales (EEUU- Lituania y Francia-Serbia) llegó al millón de espectadores (896.000 y 867.000). Y como guinda, una final que no levantó el interés de los aficionados.

Contador, un seguro para La Vuelta

Y si el Mundial de baloncesto no ha respondido a las expectativas creadas en Mediaset, La Vuelta si le ha dado una pequeña alegría a Televisión Española. Las 21 etapas de la ronda española han obtenido una media de 1.486.00 personas (12.7%), con la subida al durísimo puerto de La Farrapona como la más seguida (2.400.000). Con estos datos, La vuelta ha superado con creces su audiencia de la pasada edición, creciendo en más de 450.000 espectadores de media. Y dos parecen ser los detonantes de esta clara mejoría. Por un lado, la emisión íntegra de la carrera por TVE-1 y, por otro, la presencia de Alberto Contador. En la edición de 2013 la cadena pública simultaneó la retransmisión en directo de las etapas por TVE-1 y Teledeporte (con la consiguiente bajada de espectadores que no se acostumbran a ver ciertos eventos en el canal deportivo de TVE). Además, la ausencia de corredores españoles que le pudieran discutir el liderato al británico Chris Horner (Alejandro Valverde fue tercero por detrás del italiano Vincenzo Nibali y a más de un minuto y medio del ganador) le restó muchísimo interés a la carrera. Pero, a la hora de buscar una comparativa, habría que remontarse a la edición de 2012, emitida en su totalidad por TVE-1 y con la presencia de Alberto Contador. Ese año, La Vuelta consiguió una media de 1.618.000 espectadores (13.5% de cuota de pantalla), superando los registros de esta última edición y con cinco etapas por encima de los dos millones de audiencia.