Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El sexo calienta las ondas

La madrugada de los viernes, Celia Blanco conduce en la cadena SER el programa ‘Contigo dentro’, una aventura erótica sin tapujos

Celia Blanco, en la SER.
Celia Blanco, en la SER.

Un viaje en torno al sexo desde todas las miradas posibles. Esta es la propuesta de Contigo dentro, un espacio con el que Celia Blanco ha caldeado las ondas de la cadena SER. Y es que los programas de sexo son una rara avis en las parrillas radiofónicas: la excepción la marca Ponte a prueba, que se emite en Europa FM desde septiembre de 2006, con Josep Lobató al frente, destinado a una audiencia eminentemente joven. En un extremo casi opuesto se encuentra esSexo, que presenta Ayanta Barili en esRadio.

Contigo dentro pretende abarcar toda la audiencia posible, sin tapujos, con naturalidad y con afán de riesgo. No en vano sus dos primeros programas han llevado por título ‘Infieles’ y ‘Los límites del placer y el dolor’.

“A la gente normal le ha costado reconocer en público que le gusta el sexo y en los medios lo que existía estaba orientado a quien ya hacía gala de que le gustaba; antes sólo hablaban y adoctrinaban los cultos lectores de Sade; ahora lo lee todo el mundo y muchos nos hemos criado con los cómics eróticos de Milo Manara… y así cada vez encuentro más gente que me dice que le gusta el sexo y que no te mira como si fueras un bicho raro”, asegura Celia Blanco, que continúa: “los medios piensan en cómo la gente está acostumbrada a recibir la información; yo he trabajado en Televisión Española, en Antena 3, en la Sexta… y en las redacciones no hay tabúes. Los mass media se empeñan en tratar el sexo como creen que la gente está acostumbrada a recibirlo, pensando sólo si en la audiencia podría escandalizarse o no”.

Ese no es el caso de Contigo dentro, que quiere abordar el sexo “sin que exista nada de lo que no se pueda hablar”, además de plantearse preguntas y respuestas: “Quiero informar”, afirma Celia Blanco, que defiende: “en el segundo programa ya nos tiramos al vacío y abordamos un tema como el sadomasoquismo; y para ello juego con las preguntas que yo misma me hago; si hablo con una esclava quiero saber si llega al orgasmo, no si le gusta mucho y entra en una especie de éxtasis… A todas las personas que vienen al programa las he visto antes en su salsa. Mi productora Marta Herrero y yo hacemos siempre trabajo de campo y para eso hay que asistir a orgías, a locales de intercambio de parejas… Así, nacen las preguntas que se haría cualquiera que hubiera accedido a ello. Yo vengo de trabajar en TVE y cuando me echan porque tengo 41 años y no estoy lo suficientemente buena para sus parámetros, pues me busco la vida y lo que quería es seguir haciendo periodismo sin que se me viese ante la cámara. Así nace el proyecto de Contigo dentro, que es el programa que yo querría escuchar. Un programa en el que al llegar la noche del viernes, cuando tú estés en tu casa, creas que estás hablando de sexo con nosotros en el salón de la mía”. Celia Blanco sólo plantea una línea roja: “No consiento insultos y no tolero que se juzque por una forma de entender la vida. Yo intento viralizar no por provocar escándalo, sino interés”.

La gente relaciona el sexo con los mejores momentos de su vida

Las características de la radio hacen que sea un medio idóneo para abordar el sexo, ya que como asegura Blanco “cuenta con un elemento esencial: el anonimato; no ver la cara de quien habla y reconoce en público sus prácticas sexuales es más cómodo para los invitados y para los oyentes; además, la radio consigue que el planteamiento y el resultado sean más cercanos, no hay más que ver un reportaje de sexo en televisión, siempre con voces graves, engoladas, con músicas tenebrosas... Y en la radio hay algo fundamental, que es una revolución: el podcast, que consigue que yo escuche un programa cuando quiera y las veces que quiera”.

Celia Blanco disfruta claramente con su programa y sus contenidos: “Es de lo que más fácil me resulta hablar. El sexo forma parte de mi vida y me resulta sencillo ser natural; en una cena yo soy la que termina sabiendo rápidamente las preferencias sexuales de todos los demás”, asegura. De hecho, Celia Blanco ya se ha acercado al mundo del sexo en su blog Cuando dejamos de soñar con ser princesas y en una novela, Con dos tacones: “Yo hablo de manera normal, sin tonos melodramáticos, y la gente me entiende; también me gusta escuchar y descubres un mundo fascinante. El sexo es algo que interesa a todos y al que todos tienen acceso. Es lo que más dinero mueve en Internet, acapara búsquedas. La gente relaciona cada vez más el sexo con los buenos momentos de su vida. El sexo vende porque gusta, como el fútbol. A todo el mundo le gusta citar su mejor recuerdo sexual. Y ahora podemos decirlo, podemos afirmar más claramente lo que nos gusta”.